Las aseguradoras alertan de que la falta de Gobierno daña su negocio

España es el único país de la UE que no ha aprobado la última directiva sectorial

Pilar González de Frutos, presidenta de la patronal aseguradora (Unespa).
Pilar González de Frutos, presidenta de la patronal aseguradora (Unespa).

El seguro está inquieto ante la falta de Gobierno. Pilar González de Frutos, la presidenta de la patronal aseguradora (Unespa) ha aprovechado su intervención en unas jornadas ante la plana mayor del sector para quejarse de la "inestabilidad política".

"Parece que ha nosotros nunca nos pasa nada, nada nos afecta. Pero es una imagen falsa. A nosotros nos está afectando la inestabilidad política, incluso yo diría que más que la mayoría", ha apuntado durante el discurso de apertura del XXVI Encuentro del Sector Asegurador, organizado por Deloite y ABC.

De Frutos ha recordado que España es el único país de la Unión Europea que aún no ha aprobado la Directiva de Distribución de Seguros (DDS), "lo que nos coloca como el vergonzoso farolillo rojo de Europa".

La presidenta de Unespa calcula que hay varias decenas de normas que afectan al sector y que no se han aprobado. "No sabemos a ciencia cierta cuál será el entorno jurídico preciso en el que nos moveremos dentro de medio año, de un año, de dos. Periodos que pueden parecer mucho tiempo a mucha gente pero que para un asegurador, dado el perfil de su negocio, apenas son un parapeto".

Uno de los ámbitos en los que la nueva directiva DDS sería importante es en la agilización de los procesos de digitalización. "Las aseguradoras llevamos mucho tiempo abogando porque la legislación en esta materia, que data de los años 80, pierda la obsesión por el papel físico. Algo que puede operar como un freno en la relación entre la compañía y el cliente".

Pila González de Frutos también ha alertado sobre el riesgo que entraña la perpetuación de las políticas monetarias de bajos tipos de interés por parte del Banco Central Euopeo (BCE). La primera amenaza consistiría en que permite que los países se financien barato, lo que les quita presión para hacer reformas necesarias.

Para el sector asegurador, donde muchos de las pólizas de vida están respaldadas por deuda soberana, los tipos bajos están provocando un "cambio radical" en el modelo de negocio. "En inexistencia de métodos para gestionar los riesgos financieros a largo plazo, éstos le serán masivamente transferidos al cliente, con lo que el ahorro de los particulares será, literalmente, menos seguro".

Normas
Entra en El País para participar