Euronext se desplaza a Madrid para estudiar una oferta por BME

La firma española vale más de 2.100 millones de euros y la gala, que crece a golpe de adquisiciones, en torno a 5.000

Sede de la Bolsa de Madrid y de BME.
Sede de la Bolsa de Madrid y de BME.

Euronext nunca ha ocultado su interés por Bolsas y Mercados Españoles (BME). La compañía, con sede en París, estudia una oferta por la compañía española, después de que un equipo de técnicos y asesores de Euronext se haya trasladado a Madrid para evaluar una opa, según publicó el domingo Europa Press. BME se disparó el viernes un 4% y vale 2.124 millones de euros, mientras que Euronext subió un 0,6%, para cerrar con una capitalización de 5.030 millones. Desde BME y desde Euronext han declinado hacer comentarios sobre esta información.

También han sonado recientemente tambores de acercamiento a la compañía, que pilota Javier Hernani como consejero delegado, por parte de la Bolsa suiza, y el interés de Deutsche Börse ha sido incontestable desde que BME salió a Bolsa en 2006. Así lo incluyó la empresa española en el folleto de su OPV, efectuada en julio de ese año. La empresa alemana, con una capitalización que supera los 26.000 millones, multiplica casi por 13 el valor de BME.

El gestor del mercado español siempre ha estado en la diana de una posible consolidación en el sector de los gestores de mercados europeos. Codiciada por su elevada rentabilidad sobre recursos propios, con un ROE del 31,2% a cierre de septiembre, frente al 18,6% de la media del sector, y una caja de cerca de 300 millones de euros, en octubre del año pasado, su máximo directivo dejó la puerta abierta a una operación corporativa.

En su plan estratégico, Hernani no descartó que la compañía que gestiona llegara a “formar parte de algo más grande”. Si bien, su hoja de ruta principal consistía en crecer con compras y para ello anunció que se disponía a emitir bonos, por hasta 500 millones de euros. Así, estuvo en la puja por Inversis, una operación que al final no llegó a buen puerto, puesto que Banca March, su dueño, canceló la venta. Recientemente, Standard & Poor’s otorgó a BME una calificación de A- con perspectiva estable.

El 7 de noviembre, Bloomberg publicó que el gestor de las Bolsas de París, Bruselas, Ámsterdam, Lisboa, Londres, Dublín y Oslo se había reunido con asesores financieros para estudiar una oferta de compra por la compañía responsable de los mercados españoles. Pero, en una conferencia con periodistas, el presidente de Euronext, Stéphane Boujnah, aseguró que no estaba sobre el tapete una oferta inminente y agregó que no había mantenido conversaciones ni con BME ni con sus accionistas, entre los que destaca Corporación Financiera Alba, el brazo inversor de los March, con el 12,06%. Cierto es que no negó su interés por la compañía española.

Un equipo de técnicos y asesores de Euronext se ha trasladado a Madrid posteriormente para evaluar sobre el terreno la posible operación y ultimar el diseño de la misma. Es muy probable que en el marco de este viaje hayan mantenido contactos con el equipo gestor del operador bursátil español, según señala Europa Press.

En todo caso, una eventual operación tendría que contar con el visto bueno de la CNMV. Los intentos por comprar a los gestores de los mercados cotizados son problemáticos y no son pocas las operaciones que se han frustrado por asuntos regulatorios. El último caso ha sido el intento de la Bolsa de Hong Kong por hacerse con la de Londres.

En España, la Ley del Mercado de Valores establece que la toma de una participación superior al 1% del gestor de los mercados debe contar con la autorización del supervisor que preside Sebastián Albella, que puede aducir que la operación no asegura el buen funcionamiento o crea distorsiones.

Euronext anunció recientemente un ambicioso plan a tres años en el que incluía su objetivo de mantener una política de inversiones “rigurosa con un objetivo de retorno de capital por encima de su coste”. La empresa gala cifra en sus resultados del tercer trimestre, presentados el 8 de noviembre, en 680,1 millones su liquidez, de los cuales cuenta con 180 millones disponibles para operaciones corporativas. Esta cifra está compuesta por 325,1 millones en caja más un línea de crédito revolving de 355 millones. La deuda neta asciende a 739 millones. Cerró el tercer trimestre con un beneficio de 63,5 millones, un 23,8% más.

La compañía dirigida por Boujnah tiene clara su intención de seguir creciendo, a través de adquisiciones, siempre y cuando sean de un “alto valor añadido” y que permitan diversificar y fortalecer su perfil comercial.

Euronext, que es propietario de la Bolsa de París, Ámsterdam, Bruselas, Lisboa y Dublín, se hizo durante el primer trimestre de este año con la Bolsa de Oslo. El Ministerio de Finanzas de Noruega autorizó la operación el pasado mes de mayo, de forma que el gestor de bolsas paneuropeo compró el 100% del capital de Oslo, a través de una opa con la que valoró a la principal Bolsa noruega en 691 millones de euros.

Normas
Entra en El País para participar