Porsche reorganiza su filial española y prescinde del consejo

Designa como administrador único a su consejero delegado en Iberia, Tomás Villén

Concesionario de Porsche en Madrid.
Concesionario de Porsche en Madrid.

Porsche ha reorganizado la estructura de gobierno en su filial española, prescindiendo del consejo de administración, figura que mantenía desde su fundación, para sustituirlo por la del administrador único. Un puesto para el que ha sido nombrado el propio consejero delegado de Porsche Ibérica, Tomás Villén.

Así consta en el Boletín Oficial del Registro Mercantil (Borme) del pasado viernes. En el consejo de administración de la filial figuraban el consejero delegado de Porsche AG, Oliver Blume; Wolfgang Porsche, presidente del consejo de supervisión de la matriz; o Michel Piëch, miembro de la familia fundadora del grupo. La presidenta del consejo era Bárbara Vollert, vicepresidenta de Porsche para Europa, quien firmó las últimas cuentas de la compañía, relativas al ejercicio 2018.

Ahora, Porsche Ibérica pasa a regirse bajo un único administrador, Tomás Villén, consejero delegado de la compañía desde 2009. Desde la filial se enmarca este cambio dentro de una apuesta de Porsche de simplificar las estructuras de sus matrices a nivel europeo. Al prescindir del consejo y nombrar al primer ejecutivo como administrador único, la intención es agilizar la toma de decisiones y dar mayor capacidad de gestión a los equipos locales. Todo ello en un momento de transformación del sector de la automoción y de la propia Porsche, que el año pasado dejó de fabricar propulsores diésel para centrar su apuesta en los vehículos híbridos y eléctricos. Ejemplo de esto último es la presentación del Porsche Taycan en septiembre pasado, su primer modelo 100% eléctrico.

Precisamente, el lanzamiento de este coche puede suponer un impulso para las ventas de Porsche en la península ibéricas. La previsión que maneja la filial es vender hasta 600 unidades de este modelo durante el año próximo, lo que puede elevar las ventas totales en España y Portugal al entorno de las 3.600.

Un impulso al crecimiento de la marca de coches deportivos de lujo, que en 2018 frenó su crecimiento en la península ibérica a un 2%, tras haber crecido a doble dígito desde 2014.

Normas
Entra en El País para participar