Los puertos, claves en la estrategia de descarbonización

El turismo marítimo repunta en España, pero tiene alertas en la movilidad sostenible que es necesario abordar

Cruceros en el puerto de A Coruña
Cruceros en el puerto de A Coruña

Hasta 4.400 cruceros visitaron los puertos españoles en 2018, multiplicando por 18 los cruceristas en los últimos 25 años y superando el año pasado los 10 millones. El turismo de cruceros repunta en España y ello es positivo en lo económico, pero tiene alertas en la movilidad sostenible y la descarbonización del transporte. Además de los cruceros vacacionales, las líneas regulares de los cinco puertos baleares (La Savina, Palma, Mahón, Alcudia e Ibiza) en 2018 suman 6,5 millones de pasajeros más.

España alberga en sus 46 puertos a ciudades cuya densidad de población crece por el atraque de buques de pasajeros. En Europa, tan solo 47 cruceros emiten más óxidos de azufre que 260 millones de coches, según un informe de Transport & Environment, pues el carburante que usan estos barcos es barato y mucho más sucio que el diésel de pesqueros y camiones. En puerto, la energía para los servicios operativos del navío implica quemar ese combustible con 100 veces más azufre que el gasoil de automoción, unido al incremento del tráfico rodado con los miles de pasajeros de cada crucero, y con ello las emisiones y congestión del tráfico.

Cualquier estrategia de descarbonización del transporte rodado de un ayuntamiento portuario quedará en nada por la contaminación de los buques atracados. Así, la descarbonización del transporte urbano en España debe sumar estrategias sobre el asfalto y en los puertos o no se descarbonizará el transporte ni mejorará la calidad del aire.

Aquí, la electrificación es estratégica en varios frentes. Al margen de las necesarias medidas del ayuntamiento para descarbonizar su movilidad rodada, es necesario incrementar las soluciones de transporte público y la intermodalidad, reducir la circulación de vehículos contaminantes, en especial del parque avejentado, facilitar el desarrollo de modelos de movilidad compartida cero emisiones y el aparcamiento de vehículos eléctricos.

Sería conveniente coordinar con Puertos del Estado el despliegue de áreas de aparcamiento junto a las zonas de atraque, con infraestructuras de recarga y soluciones de movilidad compartida con vehículo eléctrico para que los cruceristas recorran la ciudad de forma limpia y para servicios púbicos como el taxi o el VTC. Del mismo modo, fletar autobuses eléctricos que trasladen a los cruceristas del puerto al centro urbano de forma eficiente, silenciosa y limpia es una opción a considerar por los beneficios que aporta a la movilidad urbana, a la calidad del aire y a los propios usuarios. Hay que tener en cuenta que el vehículo eléctrico, más allá de movilidad sostenible, es eficiencia energética, por cuanto es el único sistema de propulsión capaz de interactuar con el sistema eléctrico, pudiendo tomar electricidad de la red y entregarla cuando sea preciso.

La electrificación de los puertos en España es necesaria en la transición ecológica, asociada a la reducción de emisiones, a la descarbonización del transporte, a los objetivos de mejora de la calidad del aire en las ciudades y a la mejora del tráfico rodado, puesto que las inversiones que se han de acometer pueden generar sinergias entre las propias necesidades de los buques y las de las ciudades en el tráfico rodado.

Pero para que ello suceda es imprescindible coordinar las Administraciones portuarias y urbanas y cumplir con los objetivos del PNIEC y del propio Gobierno español para promover soluciones que permitan la viabilidad de esa electrificación, incluyendo las barreras asociadas al término de potencia y que hacen muy complejo desde la rentabilidad acometer este tipo de proyectos.

El plan marco liderado desde Puertos de suministrar electricidad a buques en atraque en los puertos españoles se integra en el marco de acción nacional para el desarrollo de infraestructuras para el uso de combustibles alternativos en el sector del transporte.

Según Puertos del Estado, la meta del plan es que entre 2021 y 2025, unos 25 muelles de los principales puertos de interés general suministren electricidad en atraque. La inversión prevista sería de 200 millones de euros. El puerto de Barcelona, que prevé inyectar más de 60 millones de euros en el cableado de sus muelles, comenzando por los más próximos al centro de la ciudad, donde atracan ferris y cruceros, ha solicitado a Red Eléctrica de España (REE) una conexión en alta tensión (220 kV) y asegurar 80 MW de suministro. En Valencia, la Autoridad Portuaria prevé la autosuficiencia energética en 2025 y proyecta invertir 8 millones de euros en una subestación eléctrica de 40 MW para buques atracados.

Hasta hace poco, solo Melilla y Motril tenían una conexión eléctrica para ferris. Ahora hay otros cuatro proyectos piloto en Santa Cruz de La Palma, San Sebastián de La Gomera y Santa Cruz de Tenerife. El puerto de Las Palmas se está dotando con 32 tomas para grandes pesqueros congeladores y recientemente, el de Baleares publicó el concurso para adjudicar la instalación de dos tomas eléctricas en el muelle de Paraires por 2,1 millones de euros y previsión de operación en 2020.

La cuarta actuación piloto prevé suministrar electricidad a los primeros portacontenedores de la naviera MSC en la terminal pionera BEST en el puerto de Barcelona.

Pero para ello, primero hay que superar las trabas administrativas que dificultan la electrificación. El Master Plan OPS (Onshore Power Supply, o suministro eléctrico en tierra) de Puertos propone siete medidas para fomentar el suministro eléctrico a buques en atraque. Tres ya están en vigor: la bonificación del 50% en la tasa portuaria T-1; la práctica eliminación del impuesto sobre la electricidad (desde el 5% hasta solo 0,5 euros/MWh); y el RDL 15/2018 que liberaliza la recarga del vehículo eléctrico y el suministro eléctrico en atraque y permite justificadamente entrar en este negocio a las distribuidoras, e incluso hacerlo excepcionalmente a las propias autoridades portuarias. Una cuarta medida –propuesta en el paquete reciente de circulares de la CNMC– permitirá en 2020 el contrato temporal con prorrateo diario del término potencia y se espera viabilizar instalaciones OPS con limitado número de escalas.

Finalmente, la exención de tasas portuarias a canalizaciones eléctricas para OPS y del IVA al suministro eléctrico a buques en atraque están en estudio. Estas medidas administrativas se complementan con otras financieras como la compra de las emisiones de CO2 evitadas cuando los buques no queman fuel en puerto y son retribuidas por la Oficina Española para el Cambio Climático a 9,6 euros/tonelada.

Arturo Pérez de Lucia es Director general de Aedive