Telefónica vuelve a costes de deuda históricamente bajos con la liquidez en máximos

Vilá cree que la consolidación en Brasil ha empezado a dar los primeros pasos

Ángel Vilá, José María Álvarez-Pallete y Laura Abasolo.
Ángel Vilá, José María Álvarez-Pallete y Laura Abasolo.

El departamento financiero de Telefónica ha seguido trabajando en su estrategia para reducir costes y extender la vida media de la deuda. Así, el coste por el pago de intereses de la deuda se situó en septiembre en el 3,30%, frente al 3,52% del mismo mes en 2018. No estaba en una cota tan baja desde septiembre de 2017, cuando cayó hasta el 3,23%, en plena eclosión de la política de compra de deuda privada por parte del Banco Central Europeo (BCE).

Al mismo tiempo, Telefónica vuelve a estar próximo a sus cotas máximas de liquidez. En la presentación remitida a la CNMV, la teleco indica que su posición de liquidez al cierre de septiembre era de 24.900 millones, de los que 11.800 millones corresponden a liquidez y 13.100 millones a líneas de crédito disponibles. “Mantenemos una sólida posición de liquidez cerca de 25.000 millones”, según ha señalado Laura Abasolo, directora financiera de Telefónica, en la conference call que ha seguido a la presentación de las cuentas.

La teleco señala que con su tesorería cubre los vencimientos de deuda de 2019. Para 2020, los vencimientos suman 4.600 millones y para 2021 rondan los 5.100 millones. Telefónica señala que la vida media de su deuda es de 10,7 años, frente a los nueve años de principios de 2018.

La deuda total de la operadora al cierre del tercer trimestre era de 38.293 millones de euros (45.600 millones al incluir los arrendamientos, como establece la nueva norma contable IFRS-16), frente a los 41.074 millones de principios de 2019. De incluir las operaciones posteriores al cierre del tercer trimestre, la deuda bajaría a 37.600 millones. “La deuda ha bajado por décimo trimestre consecutivo”, ha dicho Ángel Vilá, consejero delegado de la teleco.

La actividad de financiación de Telefónica en los nueve primeros meses de 2019 asciende a 6.899 millones de euros equivalentes (sin considerar la refinanciación de papel comercial y préstamos bancarios a corto plazo) y “se enfoca en mantener una sólida posición de liquidez, así como en refinanciar y extender los vencimientos de deuda, en un entorno de tipos bajos”.

Brasil

Con respecto al posible interés de Telefónica por los activos de la brasileña Oi, Ángel Vilá ha indicado que el proceso de consolidación ha empezado a dar los primeros pasos. No obstante, el directivo ha indicado que ningún operador podrá afrontar la posible consolidación en solitario.

Vilá ha indicado que Oi no ha iniciado oficialmente ningún proceso de desinversiones de sus activos de telefonía móvil, si bien ha añadido que si así ocurriera, Telefónica analizaría los citados activos.

El directivo ha recordado que Telefónica lidera el mercado de la telefonía móvil en Brasil con una posición fuerte, y ha apuntado que es un país muy atractivo tanto por las mejoras económicas, así como por la reciente aprobación de la nueva ley de telecomunicaciones, que es una buena noticia para las operadoras.

Normas