El anillo de compromiso más cotizado del mundo es de Tiffany

Es la joya que quiere comprar LVMH, requiere un año de trabajo y cuesta 40.000 euros

Tiffany
El modelo Setting de Tiffany.

Solo se lleva durante unos meses. A lo sumo, unos años. Pero ha conseguido convertirse en todo un icono. El modelo Setting en platino de Tiffany&Co es el anillo de compromiso más reconocible del mundo. Una fama a la que han contribuido películas como Desayuno con diamantes (1961), en la que Audrey Hepburn come un cruasán mientras mira hacia el interior de la tienda o series como Sexo en Nueva York, donde Trey (Kyle MacLachlan) le pide matrimonio a Charlotte (Kristin Davis) enfrente del escaparate de la Quinta Avenida, pero también su característica silueta y el cuidado que hay detrás de cada pieza.

El secreto está en el diseño del engarce de seis garras, que permite al diamante flotar por encima de la alianza y reflejar mejor la luz, con lo que se consigue un brillo mayor. Su precio varía en función de los criterios gemológicos elegidos, pero gira en torno a los 40.000 euros por un diamante de dos quilates y la alianza en platino, aunque también está disponible en otros formatos, como en oro o con más diamantes engarzados.

El anillo, que se valora en función de cuatro variables -talla, claridad, color y peso en quilates-, ha sido el símbolo de las mejores historias de amor desde hace 130 años, según aseguran desde la propia firma. Y es uno de los protagonistas de otro posible romance, cuyo desenlace todavía está al aire, ya que Bernard Arnault corteja desde esta semana con 13.000 millones de euros a una de las marcas icónicas del lujo americano.

Cada anillo de compromiso conlleva alrededor de un año de trabajo, desde que se extrae la piedra hasta que está totalmente acabada, y se trabajan artesanalmente a mano por alguno de los 1.500 pulidores y talladores que dan vida al corazón de la compañía. Cuentan con garantía de por vida, donde se incluye desde la limpieza y el pulido a comprobaciones cada seis meses para asegurarse de que el engarce está lo suficientemente sujeto.

Todas las sortijas se presentan en una caja con el emblemático tono azul de Tiffany, que está registrado por Pantone como el número 1837, en honor al año de fundación de la marca. Los anillos de compromiso son una parte fundamental del negocio de la compañía y representan el 26% de las ventas, lo que equivale a 1.157,4 millones de dólares (1036,57 millones de euros). No obstante, este porcentaje ha descendido ligeramente en los últimos años, pues en 2016 llegaba al 30%. Un hecho que no necesariamente iría ligado a la pérdida de atractivo del anillo, pues las bodas son también un evento cada vez menos habitual.

Normas