El euríbor suma dos meses de mínimos avances, muy lejos aún de encarecer la hipoteca

El índice tocó fondo en agosto y cierra octubre en el -0,307%. Su lento avance asegura hipotecas más baratas a medio plazo

Euríbor Pulsar para ampliar el gráfico

El euríbor volverá a dar buenas noticias a los hipotecados que revisen su crédito con el indicador del mes de octubre. Este índice hipotecario cerrará el mes con un mínimo repunte respecto al mes anterior, aunque volverá a permitir el abaratamiento, aunque sea reducido, de las hipotecas a interés variable que tengan una revisión anual y también semestral.

A falta aún de una sesión para que concluya el mes, el euríbor a doce meses cerrará octubre en el -0,307%. Avanza apenas unas milésimas desde el -0,339% de septiembre y confirma dos meses seguidos de mínimos ascensos desde el mínimo sin precedentes marcado en agosto, en el -0,356%. El dato de octubre supone en todo caso un descenso frente al euríbor de hace un año, en el -0,154%, y el de hace seis meses, en el -0,112%, lo que facilitará la reducción de la cuota mensual en las hipotecas.

Así, para una hipoteca con revisión anual de 140.000 euros a un interés de euríbor más 120 puntos básicos a un plazo de 25 años, el pago mensual pasará de los 530,5 euros a los 520,8 euros al mes. En definitiva, un ahorro mensual de casi 10 euros. Y si la revisión es cada semestre, el ahorro será de casi 13 euros, desde una cuota anterior de 533,22 euros.

El euríbor hipotecario sigue en zona de mínimos históricos, y sin visos de un repunte significativo en el corto plazo, después de que el BCE diera un giro a su política monetaria desde el inicio de año. La creencia de que serían necesarios más estímulos a la vista de la creciente desaceleración económica, desencadenada por incertidumbres como la guerra comercial o el Brexit, terminó por confirmarse en septiembre con un nuevo paquete de política monetaria, que incluyó la rebaja de la facilidad de depósito al -0,5%, la reanudación de las compras de deuda y un cambio en la hoja de ruta del BCE por el que una futura subida de tipos se vincula al alza de la inflación, renunciando a fijar una fecha concreta y dibujando un horizonte de tipos cero sine die.

Tal perspectiva de tipos bajos aleja en el tiempo el encarecimiento de las hipotecas si bien el descenso del euríbor habría tocado ya fondo en agosto. Los actuales niveles de euríbor están además provocando el hecho insólito, aunque minoritario, de hipotecas a interés negativo, aquellas contratadas en su día a diferenciales mínimos de apenas 20 puntos básicos sobre euríbor. Las entidades sin embargo no están pagando al cliente por su hipoteca en tal caso y sí dejando el tipo de interés del crédito al cero.

Normas