Energía

Naturgy pisa el acelerador en su plan de eficiencias y gana 901 millones

La empresa eleva un 50% su objetivo de ahorros de este año, hasta 150 millones

El presidente de Naturgy, Francisco Reynés.
El presidente de Naturgy, Francisco Reynés.

Naturgy ganó 901 millones de euros hasta septiembre, impulsada por sus negocios en Latinoamérica, frente a las pérdidas de 3.040 millones que registró en el mismo período de 2018 por la depreciación de activos de generación en España (4.900 millones de euros). La multinacional energética, que está a la espera de conocer la propuesta definitiva de la CNMC sobre la retribución a la distribución de gas, ha señalado que su beneficio bruto de explotación o Ebitda creció un 10,6%, hasta los 3.290 millones de euros.

La empresa señala que ha acelerado su plan de eficiencias y espera alcanzar a cierre de 2019, como mínimo 150 millones de euros, frente a la previsión inicial de 100 millones. Naturgy ha comunicado además que el consejo de administración ha aprobado un dividendo a cuenta de los resultados de 2019, de 0,473 euros por acción, que se pagará el 12 de noviembre. La cifra es un 5% superior al dividendo de noviembre de 2018, y está en línea con lo previsto. La empresa ya se había comprometido a pagar 1,37 euros por acción sobre los beneficios de 2019.

En términos comparables, el beneficio neto de los nueve primeros meses de 2019 es un 13% superior al de 2017, pero no llega a los 930 registrados en 2016.

Naturgy señala que los primeros nueve meses de 2019 han estado marcados por una decidida apuesta por las energías renovables, con una inversión cercana a los 400 millones de euros, la mayor de su historia. Naturgy dice que se ha convertido en uno de los principales inversores en tecnologías limpias durante este ejercicio, "demostrando su firme compromiso con la transición energética". Durante el tercer trimestre, Naturgy se ha convertido en la primera empresa en conectar a la red la totalidad de la potencia adjudicada en la última subasta fotovoltaica de España, 250 MW. En su conjunto, la compañía ha invertido más de 1.100 millones de euros en el periodo, que se han destinado principalmente al desarrollo de proyectos renovables, donde destacan los 290 MW de proyectos solares y eólicos puestos en operación en España en el periodo.

Los ingresos han caído un 3,2% hasta los 17.106 millones de euros. La empresa explica que esto se debe a los menores precios de la energía y los menores volúmenes de venta en el mercado libre: los ingresos por venta de gas y electricidad han caído el 11%. No obstante, los márgenes han crecido con fuerza, de modo que el Ebitda de esta división se ha más que triplicado desde 98 hasta 303 millones de euros. La empresa ha registrado un descenso del 30,5% en las ventas de electricidad en el mercado libre, debido a una estrategia de reducción de contratos a precio fijo para cuidar los márgenes.

El negocio de gas licuado, por el contrario, ha visto descender su Ebitda en un 42%, y el de generación eléctrica en Europa, un 25,2% menos. Además del descenso de los precios del pool, la empresa ha recortado producción hidráulica y de carbón. La división de redes de gas y electricidad, por su parte, ha mejorado el Ebitda un 6,8% hasta los 1.333 millones de euros.

El negocio de infraestructuras en Chile, Argentina y Brasil creció hasta alcanzar un Ebitda de 716 millones de euros. La crisis argentina no ha afectado al resultado de la filial en el país, que mejora un 1,2%, pero la evolución de los tipos de cambio ha restado 35 millones al Ebitda. Naturgy apunta que Argentina está clasificada como economía hiperinflacionaria, lo que obliga a ajustar el valor de los activos con el tipo de cambio.

Rotación de activos

La empresa ha repasado las últimas operaciones realizadas, particularmente la venta de Transemel y la compra de un 34% de Medgaz. El 1 de octubre de 2019, el grupo completó la venta de Transemel, una subsidiaria de transmisión de electricidad en Chile, por un precio (100%) de 155 millones de euros y un “Enterprise Value” de 182 millones de euros, equivalente a aproximadamente 23,5 veces el ebitda de 2018.

Asimismo, el pasado 15 de octubre de 2019, Naturgy llegó a un acuerdo para la adquisición de un 34,05% de Medgaz por 445 millones de euros. La operación transformará su participación financiera del 14,95% en Medgaz en una participación estratégica que permitirá el control conjunto de Medgaz con Sonatrach, aunque está abierta a la entrada de un socio financiero que acompañe a Naturgy. La adquisición se ha acordado a un múltiplo equivalente a 6.9 x el EBITDA esperado en 2021, que incluye el programa de expansión aprobado de 2bcm del gasoducto actual.

“En su conjunto es una operación muy atractiva para Naturgy, tanto por tratarse de un activo de infraestructuras estratégico, donde incrementamos nuestra posición de control notablemente, como por los términos financieros alcanzados en el acuerdo, que suponen un precio atractivo para unos dividendos estables y predecibles a largo plazo que cumplen con nuestros criterios de generación de valor para el accionista”, ha señalado Francisco Reynés, presidente de Naturgy, a través de un comunicado de la empresa, en que añade: "La compañía no solo se centra en la mejora e inversión en los negocios existentes para la creación de valor, sino también en la rotación de activos y la optimización de la asignación de capital, como demuestra por ejemplo la venta de nuestra subsidiaria Transemel en Chile a un múltiplo atractivo, que ha generado unos recursos de magnitud similar a los invertidos en la operación de Medgaz, a un múltiplo menor”.

Dentro de la cartera de activos, el 30 de julio pasado, CGE, la filial en Chile, completó un intercambio de activos en Argentina por el que canjeó participaciones de electricidad en Cecsa por otras en gas. De ese modo, CGE será propietaria del 100% de las filiales de distribución y comercialización de gas en manos de Cecsa.

Más coste de la deuda

La compañía ha reducido su endeudamiento, pero ha elevado el coste medio de la deuda del 3,1% al 3,2%. Eso se debe en parte a la reclasificación del coste de los leases financieros, que antes figuraban como "otros gastos financieros" y ahora pasan a integrarse en el coste de la deuda.

La deuda financiera neta es de 15.133 millones, algo inferior a los 15.309 millones con que se cerró 2018. El 85% de la deuda es a tipo fijo.

Normas
Entra en El País para participar