Banca

El BCE pide a Bankinter para 2020 el mismo capital que este año

Andrea Enria ha comunicado a la banca que será más flexible en las peticiones de los ratios de solvencia

María Dolores Dancausa, consejera delegada de Bankinter
María Dolores Dancausa, consejera delegada de Bankinter

El Banco Central Europeo (BCE) ha comunicado a Bankinter que para el ejercicio 2020 le impone el mismo requerimiento mínimo de capital que le exigió para 2019, dentro del proceso de evaluación y revisión supervisora (SREP, por sus siglas en inglés).

El supervisor ha considerado que el perfil de riesgo de Bankinter se mantiene invariable y continúa, así, dentro del grupo de bancos con el requerimiento de capital más bajo, según explica la propia entidad en un comunicado.

A ello se añade el hecho de que el BCE ha decidido que la evaluación y revisión supervisora en lo que respecta a Bankinter se realizará cada dos años debido a su política de riesgos y su solvencia.
Como resultado de la notificación, el BCE mantiene para 2020 como requerimientos mínimos de capital para Bankinter los ya establecidos en su decisión del 14 de febrero pasado, según la cual el nivel de CET1 a nivel consolidado seguirá siendo el 8,20 %, mientras la ratio de capital total requerida se mantendrá en el 11,70%.

Al cierre de junio pasado, estos dos parámetros de solvencia superaban holgadamente dichas exigencias: el CET1 fully loaded, teniendo en cuenta los futuros requerimientos, se situó en el 11,50%, mientras la ratio de capital total fue del 13,87%.

Bankinter cerró ayer a un precios de 6,29 euros por título, con una mejora casi plana respecto al cierre del viernes pasado.

Se da la circunstancia de que el BCE ha decidido oir los ruegos del sector y no elevará en 2020 los requisitos de capital para las 12 entidades financieras españolas que supervisa directamente. Ese es el principal mensaje que ha trasladado la semana pasada a los bancos en nuevo presidente del Mecanismo Único de Supervisión (MUS), Andrea Enria, en su visita a Madrid.

La noticia fue recibida con optimismo por parte de los banqueros, que llevan años reclamando que el BCE modere las exigencias de capital, más si se comparan con las que se pide a la banca en Estados Unidos.

Normas
Entra en El País para participar