La plantilla de GM en EE UU pone fin a la huelga más larga en medio siglo

Los paros de los trabajadores habían comenzado hace 40 días

Varios empleados de GM, en huelga, protestan delante de la sede del grupo, en Detroit.
Varios empleados de GM, en huelga, protestan delante de la sede del grupo, en Detroit.

Los trabajadores de General Motors (GM) en Estados Unidos ratificaron ayer el convenio colectivo acordado por el sindicato United Auto Workers (UAW) y la empresa, lo que pone punto final a la huelga más larga del sector del automóvil en el país en 50 años.

El convenio, que regirá las relaciones laborales de GM con sus trabajadores durante los próximos cuatro años, incluye dos aumentos salariales del 3%, dos pagos del 4% y una bonificación de 11.000 dólares para los nuevos empleados que sean contratados por la empresa.

UAW señaló en un comunicado que el acuerdo fue aprobado por el 57% de los 41.000 afiliados que votaron.

Casi 50.000 empleados de planta de GM se declararon en huelga el pasado 16 de septiembre después de que tras dos meses de negociaciones con la empresa no se produjesen avances para la firma de un nuevo convenio colectivo.

La huelga, que supuso el parón de 33 plantas de producción y 22 de distribución en Estados Unidos, pero que también afectó otros centros de trabajo en México y Canadá, le ha costado a GM más de 2.000 millones de dólares aunque la empresa podrá recuperar parte de ese dinero en los próximos meses.

El vicepresidente de UAW, Terry Dittes, agradeció a los empleados de GM su "sacrificio" durante los 40 días de huelga, que supuso para los trabajadores centenares de millones de dólares de pérdidas en salarios no percibidos.

"Su sacrificio y valiente postura han resuelto la estructura de dos niveles salariales y la clasificación permanente de trabajadores temporales que han plagado la clase trabajadora en Estados Unidos", explicó Dittes.

Con el nuevo convenio, los trabajadores temporales de GM tendrán más facilidades para integrarse completamente en la plantilla, una de las reivindicaciones de UAW.

GM también se ha comprometido a invertir al menos 7.700 millones de dólares en Estados Unidos durante los próximos cuatro años y a mantener en operación una planta que la empresa tenía previsto cerrar.

La presidenta de GM, Mary Barra, dijo en un comunicado: El acuerdo reconoce "las importantes contribuciones (que los empleados) hacen para el éxito de la compañía, con un fuerte paquete salarial y de prestaciones e inversiones adicionales y ampliación laboral en nuestras operaciones en EE UU", destacó.

Tras la ratificación del acuerdo, UAW apuntó que empezará ahora las negociaciones con Ford. El convenio firmado con GM se convierte ahora en el mínimo que UAW exigirá a Ford y posteriormente a Fiat Chrysler (FCA).

"Ahora que la huelga de General Motors ha finalizado y el acuerdo ha sido ratificado, seguiremos con Ford", explicó UAW.

 

 

Normas
Entra en El País para participar