Se alquila el antiguo despacho de FG

La socimi GMP lanza la comercialización de la zona noble de la anterior sede de BBVA

Con el proyecto Rooftop 5 busca inquilinos para el área superior de la torre en Azca

Se alquila el antiguo despacho de FG Ver fotogalería

Fue uno de los despachos con más poder del país durante varias décadas. Ahora, se alquila esa oficina, la que ocupó Francisco González, anterior presidente de BBVA, en el edificio conocido como Castellana 81 de Madrid. Los interesados podrán vivir la experiencia de coronar una de las torres más icónicas de la ciudad, con detalles como un ascensor vip desde el aparcamiento hasta el despacho.

El propietario del edificio Castellana 81, la socimi GMP, ha lanzando un proyecto llamado Rooftop 5, para encontrar inquilino en los últimos cinco niveles de la torre, la que hasta diciembre de 2017 fueran las plantas nobles de la sede de BBVA. Del proyecto de comercialización se encarga la consultora inmobiliaria Savills Aguirre Newman.

En concreto, Rooftop 5 incluye desde la planta 24 a la 28. Ya dispone de un primer cliente, la consultora estadounidense Duff & Phelps, que ocupará el piso 24 y la mitad de la 25.

Torre Castellana 81 Pulsar para ampliar el gráfico

GMP compró el inmueble a BBVA en 2007. El banco permaneció en la torre hasta que en 2015 se mudó a su nueva sede, conocida como La Vela, en el barrio madrileño de Las Tablas. Entonces, la socimi (sociedad cotizada de inversión en el mercado inmobiliario) rebautizó la torre como Castellana 81 y comenzó la rehabilitación, excepto las últimas cinco plantas de presidencia, que el banco mantuvo en alquiler hasta diciembre de 2017.

Una vez que ese arrendamiento concluyó, comenzó la rehabilitación de esas cinco últimas plantas y la posterior comercialización encargada a Savills Aguirre Newman y emprendida en los últimos meses.

El despacho de Francisco González, conocido como FG, concretamente se encontraba en una esquina de la planta 26, con ventanales hacia el norte de la Castellana, y se beneficiaba de un área de doble altura. Desde los ventanales de ese piso se disfruta una vista despejada a todo el sur de la ciudad y en la parte opuesta a sus rascacielos colindantes de Azca, las torres KIO o las Cuatro Torres.

Una vez que desembarque Duff & Phelps quedarán disponibles 4.500 m2 de superficie en cuatro plantas. A cada una de ellas llega el ascensor vip, pero además cuentan con una escalera y un ascensor interno exclusivos que comunican esos pisos.

“El Rooftop es completamente único en el mercado no solo por lo evidente en exclusividad, vistas y calidad, sino porque en el prime de oficinas en Madrid, no existen grandes espacios disponibles tan singulares”, destaca Ana Zavala, directora de oficinas en Savills Aguirre Newman.

El edificio, que dispone de protección arquitectónica, fue diseñado en 1971 por Francisco Javier Sáenz de Oiza, prestigioso arquitecto que recibió el Premio Príncipe de Asturias de las Artes en 1993. Se construyó entre 1978 y 1981 como sede del entonces Banco Bilbao y más tarde del BBV con la integración del Banco de Vizcaya. Entonces ese despacho de la élite bancaria perteneció a Emilio Ybarra. Finalmente fue el cuartel general de BBVA tras la fusión con Argentaria, la entidad pública desde la que llegó González en el 2000.

Potenciales inquilinos

Desde Savills Aguirre Newman se considera que la antigua zona de presidencia de BBVA está enfocada a empresas de servicios profesionales, despachos de abogados o empresas tecnológicas que quieran exclusividad, representativad y buena ubicación.

Todavía no se conoce si el espacio que sale al mercado será ocupado por una única firma o será multiinquilino. El precio de alquiler (renta) presumiblemente alcance los 36 euros por m2 al mes en la última planta, la 28, y 35 euros en las inferiores.

Desde esta firma inmobiliaria subrayan además que uno de los aspectos que más destacan las compañías es que el inmueble ofrece en su planta baja un auditorio y salas de reuniones para los ocupantes, lo que ahorra espacios en la zona de oficinas. El inmueble dispone además de los sellos Leed Platino de sostenibilidad, Well Oro de confort para el usuario y la Diga 5 Estrellas de accesibilidad, unas certificaciones que las compañías cada vez exigen más como cumplimiento en sus memorias anuales ante inversores.

“Castellana 81 es el claro ejemplo de la apuesta de GMP por las personas y su bienestar. Es el primer edificio de oficinas en España en obtener el certificado Well”, asevera Xabier Barrondo, director general de negocio de GMP, socimi controlada por la familia Montoro Alemán y en un 32,9% por GIC, el fondo soberano de Singapur.

Los nuevos inquilinos

Savills Aguirre Newman, la firma que comercializa este espacio, es el principal inquilino de la torre rehabilitada, ya que ocupa cinco plantas. Ha sido su cuartel general desde el pasado año, tras la fusión de la británica Savills con la española Aguirre Newman. Sus modernas oficinas han sido a su vez el mejor showroom para las empresas interesadas en mudarse allí.

En el edificio se han implantado las compañías Teka, Zurich, Elecnor, Oracle, la firma de coworking Spaces, Grant Thornton, Hays, Farmafactoring, La Fourchette y Kayros. Queda también libre medio piso en la planta novena.

“Castellana 81 ejemplifica la evolución del mercado madrileño de oficinas desde el cambio de ciclo. Es una torre icónica que ha conseguido atraer el interés de empresas innovadoras de distintos sectores”, opina Ana Zavala, de Savills Aguirre Newman.

“Estamos muy satisfechos con la comercialización, que ha sido posible gracias a la estrecha colaboración con toda la red de consultoras inmobiliarias”, subraya Xabier Barrondo, de GMP.

Normas