Dónde comprar un coche joven ‘jubilado’ por las arrendadoras

El renting nutre de autos el segmento que más tira de las ventas de ocasión

Dónde comprar un coche joven ‘jubilado’ por las arrendadoras Pulsar para ampliar el gráfico

Tienen de media cuatro años, un historial de revisiones y mantenimiento intachable y el aval de compañías que los consideran su principal activo. Son los vehículos jubilados por el renting, es decir, aquellos que las empresas devuelven a las marcas arrendadoras al término de los contratos y que estas últimas sacan al mercado como usados jóvenes.

Pero ¿puede la persona interesada en un turismo de segunda mano acercarse a un concesionario y pedir expresamente que le vendan un automóvil procedente del renting? Aunque aclara que no es lo habitual –la gente pregunta más por la antigüedad y el kilometraje–, Raúl Palacios, presidente de Ganvam, la asociación de vendedores, contesta que sí, es perfectamente posible.

“Los concesionarios multimarca tenemos varios canales de abastecimiento. Uno de ellos son las compañías de renting, a las que compramos directamente o indirectamente a través de subastas que sus departamentos de remarketing organizan en páginas de internet o en sus propios portales”, explica Palacios.

Es más, confirma que el 80% de los vehículos de tres a cinco años, el segmento que ahora mismo más está tirando de las ventas de ocasión, vienen del renting. “Como esta fórmula de movilidad crece cada vez más, está nutriendo al mercado de coches de corta edad”, precisa.

En efecto, las matriculaciones registradas por las firmas alquiladoras acumulan al mes de septiembre un aumento interanual del 9,53%, según la Asociación Española de Renting (AER), mientras que las ventas de coches de entre tres y cinco años registran en el mismo periodo un repunte del 16%, ocho veces más que el conjunto del mercado de usados.

Los automóviles dados de baja por el renting llegan al mercado de segunda mano con una antigüedad media de cuatro. En distancia recorrida se sitúan entre los 45.000 y 60.000 kilómetros, por debajo del umbral de los 80.000 a partir del cual, según los talleres mecánicos, las correas de distribución suelen averiarse.

Las cifras

4 años es la antigüedad media con que los coches dados de baja por el renting llegan a los concesionarios.

65.000 kilómetros es la distancia máxima recorrida por estos vehículos y 45.000, la mínima.

Los concesionarios oficiales también comercializan estos turismos dentro de sus programas de vehículo de ocasión. “Alrededor del 40% de los coches procedentes de renting que adquieren los particulares pasan por nuestras redes”, indican en Faconauto, la patronal de los distribuidores.

En su opinión, estos vehículos, que de acuerdo con sus datos tienen de media una edad de 2,9 años y 65.000 kilómetros, jugarán en los próximos cuatro años “un papel muy importante para que el vehículo nuevo salga adelante”. “Su venta es una muy buena palanca para renovar el parque”, subrayan.

Entre 2017 y 2018 la penetración de los coches jóvenes se amplió del 7% al 8% y en lo que va de este año se sitúa en el 9%. El avance reside en su buena relación calidad-precio, que los hace muy atractivos para los compradores en tiempos de dudas sobre la motorización que acabará dominando el transporte.

“Con la tecnología de hoy, un auto de menos de cinco años es casi nuevo. El ahorro podría superar el 35% y más si nos vamos a híbridos y eléctricos”, comentan en Faconauto.

“Por regla general, a los cuatro años, un turismo de gama media pierde la mitad de su valor inicial, sin embargo, la depreciación depende también de otros factores, como el modelo –unos aguantan mejor que otros– o el uso que se le haya dado”, señala Palacios. Pero, según un estudio de Coches.com, el ahorro con respecto a uno nuevo puede acercarse al 41%.

Si el mercado se redujera a los 10 modelos nuevos preferidos por el renting, al compararlos con sus versiones de 2014 se tiene que en cinco años se han depreciado una media del 40,66%. Este porcentaje es el que se ahorrará el cliente que se acerque a un concesionario y pida uno de estos modelos con esa antigüedad.

Cabe advertir de que no por proceder del renting el comprador seguirá recibiendo los servicios de que disfrutó el usuario original (seguro a todo riesgo, asistencia en carretera, mantenimiento y reparaciones...), ya que se pasa de un esquema de alquiler a otro de transmisión de propiedad. “El cliente se beneficiará únicamente de los programas de fidelización y garantía del concesionario”, aclaran en Faconauto.

Fórmulas intermedias

Trive. Si no quiere acercarse a un concesionario, ahora también puede pedirse un coche por internet, ya sea para comprar o alquilar. Trive es un marketplace de vehículos que canaliza la oferta de 53 marcas (26 de coches y 27 de motos), ayuda a elegir, se encarga del papeleo y envía el vehículo a casa. En mayo amplió su modelo de intermediación online al renting e introdujo un sistema mixto que permite alquileres de tres meses, al cabo de los cuales se puede optar por la compra. En esta fórmula caben autos nuevos y usados, pero estos últimos no superan los 12 meses de edad ni los 20.000 km.

Bipi. Esta startup se dedica a la suscripción de vehículos: en lugar de comprar, por una cuota mensual que incluye todo (seguro, impuestos, mantenimiento...) menos la gasolina, el cliente accede a un vehículo que puede cambiar cada 30 días. El suscriptor debe elegir un plan de permanencia mínima que varía entre los 3 y 36 meses. Fundada hace dos años, Bipi ha captado 9 millones de euros de fondos de capital riesgo en dos rondas, la primera (2,5 millones en 2017) liderada por Kibo Ventures y B4Motion (del grupo Bergé) y la segunda (6,5 millones en junio de este año), por la sociedad israelí Maniv Mobility.

Normas