Chrome puede perder usuarios si no mejora su política de privacidad

Google se resiste a bloquear los rastreadores publicitarios para no perder ingresos

Logo de Google en su Centro de Ingeniería Europeo, en Zúrich (Suiza).
Logo de Google en su Centro de Ingeniería Europeo, en Zúrich (Suiza).

La privacidad del navegador de Google podría necesitar más cobertura. El propietario de Chrome va a la zaga de Firefox, de Mozilla, y de Safari, de Apple, en su intento de hacer que la web sea menos espeluznante. La posibilidad de perder ingresos puede explicar la resistencia de la unidad de Alphabet a bloquear ciertos rastreadores publicitarios.

Chrome ha dado una excusa endeble para explicar por qué no hará más por proteger a sus usuarios. En agosto, su director de ingeniería argumentó que el bloqueo de las cookies, que son archivos de texto de datos que permiten a los anunciantes personalizar su publicidad hacia los consumidores online, solo fomentaría técnicas de rastreo más opacas como la toma de huellas digitales. Este método se basa en la información sobre el dispositivo de una persona para insertar anuncios relacionados. Es por eso que el navegador web más popular todavía permite las cookies ilícitas, aunque con limitaciones.

Intensificar la privacidad perjudicaría a una gran fuente de ingresos para Google, que obtuvo más de 100.000 millones de dólares de Madison Avenue [metónimo de la industria publicitaria] el año pasado. Su tasa de crecimiento ya está bajo presión por la competencia de Amazon. El buscador sigue siendo el escaparate de anuncios digitales más importante, pero se prevé que su cuota global se mantenga plana en los próximos años, según eMarketer.

Safari y Firefox pueden permitirse el lujo de hacer más cosas a favor de la privacidad. Mozilla es una organización sin ánimo de lucro, mientras que Apple depende de la venta de hardware como el iPhone. En agosto, Safari amenazó con imponer nuevas restricciones a los sitios que intentan eludir sus medidas antirrastreo. Firefox está probando una versión de su producto que bloquearía como algo natural las huellas digitales y las cookies de seguimiento de terceros.

Ambos son poco influyentes, dado el dominio de Chrome. Pero casi el 60% de los estadounidenses dicen que el asunto de la privacidad online se ha convertido en una cuestión crítica, según una encuesta de SurveyMonkey realizada en marzo.

También es cada vez más un foco de atención para los reguladores. El jueves, el fiscal general de California, Xavier Becerra, propuso regulaciones adicionales como parte de la nueva ley de privacidad del estado, incluyendo la exigencia de que los sitios web y las aplicaciones incluyan un enlace que rece No vendan mi información.

Eso da ventaja competitiva a Safari y Firefox. La cuota de mercado del navegador de Google cayó del 65% en enero al 59% en septiembre, según las estadísticas de W3Counter. Si los usuarios siguen abandonando Chrome, es probable que Google encuentre la privacidad en la parte superior de los resultados de sus búsquedas.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías