La inteligencia artificial también juega al fútbol

Olocip es la empresa que ha creado Esteban Granero para aplicar esta tecnología al ámbito deportivo

fútbol
GETTY IMAGES

Los posibles usos de la inteligencia artificial (IA) se van abriendo camino y surgen nuevos ámbitos de aplicación. El mundo del deporte, y del fútbol en particular, no es ajeno a este desarrollo. Precisamente aprovechar los datos para reducir la incertidumbre y predecir resultados en este sector es el objetivo de Olocip, la empresa creada por el futbolista del Espanyol Esteban Granero, de la mano de expertos en inteligencia artificial, para ayudar a los clubes a tomar mejores decisiones tanto en el ámbito deportivo como en el empresarial.

“Esta herramienta está presente en todos los sectores y se ha convertido en un elemento más. En el fútbol se genera mucho conocimiento subyaciente, Granero se dio cuenta de que había muchas cosas que se podían optimizar”, explica el director de desarrollo de negocio de la compañía, Mario Garrido, quien también defiende que esta tecnología se puede aplicar a todos los departamentos de un club deportivo. En el terreno médico, por ejemplo, los algoritmos son capaces de predecir la probabilidad de que un jugador se lesione, así como sugerir ejercicios para evitar que esta contusión llegue a producirse. También desde el punto de vista del rendimiento de los futbolistas y la gestión deportiva, la inteligencia artificial tiene mucho que decir. Cómo se va a desenvolver determinado jugador en un nuevo vestuario o en qué equipo se desarrollaría mejor sin necesidad de probarlo físicamente son algunas de las preguntas para las que está preparado Olocip.

Un reto para el que, sostiene Garrido, el contexto es determinante. La tecnología permite acercarse científicamente a cómo sería el juego de un deportista teniendo en cuenta, con datos objetivos, el nuevo entorno: cómo funcionan el resto de jugadores, el tipo de juego, el entrenador, la liga... Una práctica especialmente orientada al mercado de fichajes. “Se va Griezmann del Atlético de Madrid al Barcelona y necesitamos encontrar a alguien que lo sustituya. Hasta ahora podíamos ver más o menos, a ojo, quién jugaba como él, pero con IA, conseguimos proyectar claramente cuál sería el desarrollo del nuevo futbolista. Antes se podía presuponer, pero al añadir una información más objetiva, se comprueba científicamente”, comenta el responsable de una herramienta premiada por promocionar la investigación y la ciencia. Galardón al que se suma el premio de la Asociación de Inteligencia Artificial que recibió uno de sus socios tecnológicos, Pedro Larrañaga.

La inteligencia artificial también juega al fútbol

Los algoritmos vaticinan incluso si este fichaje se va a revalorizar con el tiempo o no. “Según la edad del jugador, puede que su precio en el mercado no suba, pero sí que adquirirá nuevas destrezas que lo harán igualmente rentable”, apunta el responsable de Olocip. Incluso en mitad de un partido, el sistema puede variar sugerencias tácticas según evolucione el resultado y el comportamiento rival. “No se tienen los mismos objetivos con un gol a favor que con un empate a cero”, continúa.

En cualquier caso, el experto insiste en que la tecnología no debe sustituir en ningún momento el criterio humano, sino que su función se limita a devolver una serie de datos objetivos para reducir la incertidumbre y que sea más sencillo tomar una decisión. “La principal barrera es que la gente opina que el fútbol es demasiado personal y que el comportamiento de un jugador no puede ser modelado, pero es igual de complejo que cualquier otro de los sectores en los que el uso de la IA está completamente instaurado”, concluye.

Normas