Restauración

La matriz de Lizarrán dobla sus pérdidas tras una caída de las ventas del 20%

Comess Group cerró 2018 con una pérdida de tres millones

Manuel Robledo, presidente de Comess Group
Manuel Robledo, presidente de Comess Group

Comess Group, la compañía de restauración dueña, entre otras, de la enseña Lizarrán, cerró en 2018 su tercer ejercicio consecutivo con pérdidas. Como muestran sus cuentas anuales, el resultado negativo consolidado el año pasado ascendió a tres millones, más del doble que los números rojos de 2017.

Se trata del peor resultado cosechado en, al menos, los últimos diez ejercicios, según los datos consultados a través de la plataforma Insight View. 2015 fue el último completo en el que la empresa de restauración que preside Manuel Robledo logró un resultado positivo, de 1,3 millones de euros. Desde entonces, la dueña de Lizarrán acumula 5,7 millones de euros en pérdidas.
El pasado ejercicio no fue el mejor en cuanto a ventas. En el informe de gestión, Comess Group señala que el volumen de ingresos del sistema, lo que incluye restaurantes propios y franquiciados, fue de 68 millones. Se trata de un retroceso del 20% respecto a los datos que reportó en las cuentas del ejercicio 2017, y también representan una caída respecto a los 83 millones que generó en 2016.

A cierre de 2018, Comess Group explotaba las marcas Lizarrán, Cantina Mariachi, Pasta City, Rock & Ribs y APTC. También puso en marcha la nueva marca Casa García. De las dos primeras explotaba los locales en régimen de máster franquicia también en el ámbito internacional.
En España, según las cuentas individuales de Comess Group, este tenía en 2018 un total de 170 establecimientos, de los cuales solo dos eran propios y el resto franquiciados. A cierre de 2017 explotaba 207 restaurantes, cuatro propios. La comparativa entre ambos ejercicios arroja una contracción de la red del 18% en el último año completo. La mayor parte de las bajas corresponden a restaurantes de Lizarrán, que a 31 de diciembre de 2018 contaba con 146 unidades. Por contra, dobló el número de restaurantes Pasta City, de siete a 14.

La pérdida de 2018 también provocó que la compañía no cumpliese los ratios financieros comprometidos con Bankia, Caixabank y Santander, con los que firmó créditos por una suma total de 10,4 millones. Comess Group tuvo que solicitar a estas entidades que no ejecutaran el vencimiento anticipado de la deuda por el incumplimiento de los ratios, algo que las tres entidades concedieron. Este diario intentó conocer la valoración de Comess Group sobre la evolución del negocio sin obtener respuesta.

Acta de Hacienda por Sociedades y el IVA

Inspección. La Agencia Tributaria impuso a Comess Group un acta por valor de 782.000 euros, incluida sanción e intereses, tras concluir una inspección fiscal relativa al impuesto sobre sociedades y el IVA de 2014 a 2016. La empresa abonó en mayo de este año 109.407 euros, mientras que el resto lo pagará a largo plazo tras haber firmado en disconformidad.

Normas