Mercados

¿Fin a la guerra comercial? Estos son los cinco escenarios posibles

UBS infrapondera las Bolsas a la espera de conocer los resultados de las negociaciones entre China y EE UU el próximo jueves

Presidente de EE UU, Donald Trump
Presidente de EE UU, Donald Trump EFE

El próximo jueves se reanudan las reuniones de alto nivel entre EE UU y China para buscar un acuerdo que alivie las tensiones comerciales. Para ello, el viceprimer ministro Liu He viaja hasta Washington. Liu es considerado una voz conciliadora en las negociaciones por lo que el mercado está expectante ante los posibles acuerdos que puedan salir de esta reunión.

Aunque el resultado de estas conversaciones es difícil de prever, el escenario base de UBS es en el que se prevén avances moderados y, dado el reciente deterioro de datos macroeconómicos, el banco de inversión suizo mantiene una infraponderación táctica en renta variable mientras se espera el resultado. 

Dentro de las distintas posibilidades de por dónde pueden ir las negociaciones entre ambos países, UBS plantea cinco escenarios probables.

1.Ruptura de las negociaciones. El escenario más improbable, según el banco de inversión suizo es la ruptura de las negociaciones. “Esto aumentaría las probabilidades de más rondas de represalias comerciales, aparte de las medidas ya programadas. Estados Unidos podría anunciar más incrementos del arancel medio sobre los bienes chinos, mayores restricciones para las empresas tecnológicas chinas o medidas para limitar los flujos de carteras de inversores estadounidenses hacia China”, explica UBS.

Estos expertos creen que esta opción es improbable pero aumentaría la amenaza de una recesión en EE UU antes de las elecciones presidenciales de 2020 y reduciría así las probabilidades de que el presidente Trump obtuviera un segundo mandato. Pero sigue siendo una posibilidad y perjudicaría a los mercados. 

2. No hay acuerdo pero seguirán hablando. El segundo escenario es que las negociaciones no se rompen pero las negociaciones continúan. Con este resultado, cabría esperar que la totalidad de los aumentos arancelarios pendientes de aplicación entraran en vigor, incluida la introducción de una tasa del 15% sobre 150.000 millones de dólares de productos chinos el 15 de diciembre”, explica UBS.

Para el banco de inversión este resultado supondría un “revés para el crecimiento económico, aunque los mercados podrían quedar satisfechos si ambos países anunciaran una fecha para la próxima ronda de negociaciones”.

3. Tregua: según este escenario China se comprometería a incrementar las compras de productos agrícolas estadounidenses y acuerda mejorar el acceso al mercado a ciertas estadounidenses. A cambio de ello, EE UU pospondría el aumento de las tarifas a la espera de cómo se desarrollan las negociaciones. Esto resultaría moderadamente positivo para los mercados a corto plazo, pues los temores a un incremento de las tensiones se verían contenidos. No obstante, las incertidumbres sobre las relaciones comerciales seguirían frenando la inversión empresarial y lastraría el crecimiento económico mundial. Esta opción junto a la continuidad de las negociaciones forman parte del escenario base con el que trabaja UBS.

4. Acuerdo provisional: la implementación del incremento de las tarifas se suspende de manera definitiva y, en este escenario, EE UU eliminaría las restricciones a la empresa china Huawei. Las Bolsas se tomarían muy bien esta opción y reaccionaría al alza.

5. Acuerdo definitivo: este escenario supondría que EE UU acuerda revocar los aranceles impuestos a China a cambio de un acuerdo sobre el mecanismo de aplicación. La probabilidad que otorgan a esta vía se reduce al 15%. Aunque es muy reducida, no se descarta que pueda suceder. La aplicación de medidas más conciliadoras en materia comercial han venido impulsadas por un debilitamiento de las Bolsas. Es decir, cuando el mercado ha sido excesivamente bajista Trump ha insuflado algo de ánimos rebajando las amenazas.

A ello hay sumar que gran parte de los apoyos cosechados por el republicano en las presidenciales de 2016 venían de los agricultores, que empiezan a sufrir los efectos de la guerra comercial y podrían retirarle su apoyo. Si se cumple este escenario, las compras se impondrían en la renta variable. Si a ello se suma la rebaja de tipos de la Fed, muchas empresas podrían aprovechar los reducido costes de financiación para endeudarse y acometer las inversiones que hasta el momento han pospuesto. Los expertos de la firma señalan que este el escenario más optimista.

Normas