Las complejas ayudas a autónomos con hijos en prácticas

Los trabajadores por cuenta propia pueden llegar a percibir hasta 700 euros anuales de ayuda, en concepto de bonificaciones por cuotas a la Seguridad Social. ¿Cumples todos los requisitos necesarios para acceder a la ayuda?

ayudas autónomos hijos prácticas

Ser trabajador autónomo y emplear en el negocio a los descendientes bajo un contrato en prácticas es una opción legal y que, además, conlleva ayudas. Aunque conseguirlas no es tarea fácil. La Seguridad Social concede bonificaciones de hasta 700 euros a los profesionales que tengan a sus hijos en esas condiciones laborales, aunque para lograrlas deben cumplir una serie de requisitos. El primero, convertir el mencionado contrato en prácticas en indefinido.

Una vez que eso ocurra, será necesario también que el proceso de contratación se realice por relevo o sustitución, en el caso de que se anticipe la edad de jubilación del trabajador por cuenta propia.

Sin más asalariados a cargo

Otro de los requisitos para que el trabajador autónomo pueda acceder a este tipo de bonificaciones es que no tenga más trabajadores asalariados a su cargo y que tampoco sea un autónomo societario. Además de eso, el trabajador familiar que se contrate debe tener menos de 45 años y no vivir con el autónomo ni estar a su cargo, En el caso de que tuviera 30 años o menos sí que podría vivir con el autónomo.

Aparte de eso, uno de los requisitos que siempre se exigen cuando se trata de acceder a ayudas de este tipo es que el autónomo esté al corriente de sus obligaciones fiscales con la Seguridad Social. Por otro lado, la empresa que quiera acceder a la subvención tampoco tiene que haber sido excluida del acceso a los beneficios que derivan de aplicar los programas de empleo ni debe tener sanciones en este sentido.

Si se cumplen todas las condiciones, el autónomo podrá llegar a recibir unos 500 euros anuales si el hijo es varón, mientras que la subvención alcanzaría los 700 euros si se trata de una mujer.

Normas