El alza de pensiones de 2020 que promete Sánchez no llegaría al 1%

El grueso de analistas considera que la inflación cerrará el año por debajo si bien la actualización final dependería del criterio definitivo que se establezca para el cálculo

El líder del PSOE y presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez.
El líder del PSOE y presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez.

El líder del PSOE, y presidente el Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, presentó ayer 35 medidas que suponen un avance del programa electoral con el que los socialistas aspiran a reforzar su mayoría en la repetición electoral del próximo 10 de noviembre bajo el lema Ahora, Gobierno. Ahora, Programa. Se trata de la cuarta vez que Sánchez presenta un programa para su mandato, tras el de los comicios del 28 de abril y los intentos de investidura de julio y septiembre, con lo que el grueso de medidas son ya conocidas: una reforma fiscal, en este caso poco precisada, que sufrague más gasto social.

Se trata, dijo Sánchez, de un “proyecto progresista, social y riguroso” pero que “garantice la estabilidad de las cuentas públicas” en un entorno de “enfriamiento de la economía internacional”. “No tenemos tiempo que perder”, dijo Sánchez, avanzando que busca formar Gobierno con miembros de la sociedad civil para “que España supere de una vez por todas este bloqueo y avancemos en justicia social, convivencia y limpieza”.

Para empezar, Sánchez anticipó que “este mismo mes de diciembre” actualizará las pensiones de 2020 con el IPC, como ya hizo en 2019. Más allá, dijo, en la nueva legislatura prevé blindar este derecho público y subir las pensiones mínimas y no contributivas.

De este anuncio se puede deducir que el incremento inicial de las pensiones a partir de enero será inferior al 1%, ya que según la inmensa mayoría de los analistas, la evolución anual del IPC quedará por debajo en 2019. Concretamente, el panel de expertos de Funcas, que reúne a los principales servicios de estudios españoles, cree que los precios crecerán este año un 0,8%. En ese entorno estaría, por tanto, la revalorización inicial de las pensiones en 2020. Todo dependerá, en cualquier caso, de la cifra final que se alcance y del dato que se tome como referencia, aunque la idea que se venía barajando era tomar el IPC medio de diciembre a noviembre. 

No obstante, desde el Ministerio de Trabajo añaden que si el PSOE gana las próximas elecciones, se analizará la cuantía de la subida en enero. La cifra final, por tanto podría ser más alta si, como en otras ocasiones, sirve de llave para lograr apoyos parlamentarios.

Asimismo, en Trabajo confirmaron que lo que no se activará con toda seguridad en 2020 será la paguilla que reciben los pensionistas a principios de año si el IPC del año anterior es superior a lo que aumentaron sus prestaciones, dado que la inflación de 2019 quedará por debajo del 1,6% en que ya han subido este ejercicio.

Más allá, los socialistas prometen elevar el salario mínimo interprofesional al 60% del sueldo medio a final de la legislatura (pasando de 900 a 1.200 euros); racionalizar los horarios de trabajo; equiparar los permisos de maternidad y paternidad; acabar con “los aspectos más lesivos de la reforma laboral de 2012” y permitir a los autónomos cotizar por sus ingresos reales.

A su vez, Sánchez aboga por un ingreso mínimo vital que palie la pobreza infantil; elevar el gasto en Sanidad (incluyendo la asistencia bucodental pública); reducir un 75% las listas de espera en atención a la dependencia; ofrecer educación pública gratuita de cero a tres años; prohibir los cortes de agua, luz y gas en casos de pobreza sobrevenida; o “frenar las subidas abusivas de alquiler” hablando con los grandes tenedores de pisos y ampliando el parque de vivienda pública en arrendamiento.

El PSOE también propone elevar el gasto público en I+D+i al 2% del PIB en 2023; impulsar una ley de startups; apostar por el coche eléctrico para acabar con las emisiones de CO2 en 2040; y crear una oficina para las reclamaciones de consumidores contra bancos y aseguradoras. Todo se financiaría con una reforma fiscal que eleve la progresividad, combata el fraude y ponga en marcha una tributación medioambiental.

Cataluña, el Brexit y la guerra comecial

Riesgos. Pedro Sánchez, identificó ayer tres grandes amenazas: la sentencia del juicio del procés de secesión en Cataluña, ante la que promete firmeza en la defensa de la Constitución y la unidad del país, sin excluir espacios para el diálogo; los efectos de un posible Brexit duro; y el “enfriamiento de la economía internacional”, agravada por la guerra comercial. A su vez, Sánchez apuntó como objetivos para la legislatura: defender un empleo digno y la sostenibilidad de del sistema público de pensiones; la digitalización de la economía, el mercado laboral y la educación; una transición ecológica justa; la igualdad entre hombres y mujeres; la justicia social, y lograr una España autonómica cohesionada que ayude a fortalecer la UE.

Normas