Telefónica realiza la mayor reconversión de plantilla de las grandes telecos en Europa

Reduce la fuerza laboral en mayor medida que sus rivales europeos

La fibra acelera el ajuste por la menor necesidad de personal

Telefónica realiza la mayor reconversión de plantilla de las grandes telecos en Europa
Getty Images

Telefónica ha afrontado probablemente en España la mayor reconversión y ajuste de plantilla de los últimos años del conjunto de las telecos europeas. Con los diferentes ERE y planes de desvinculación, en todos los casos voluntarios, realizados estos años, su plantilla en España puede quedar por debajo de los 20.000 empleados.

En la actualidad, Telefónica de España, Móviles y Soluciones suman 21.000 trabajadores (118.384 en el total del grupo), cifra que podría descender hasta el entorno de 17.000 si hay una adhesión masiva al PSI, acordado con los sindicatos en el nuevo convenio. Y todo con unos ingresos de Telefónica en España, que en 2018 se situaron en 12.708 millones de euros.

Hace diez años, Telefónica España contaba con una plantilla de 35.300 trabajadores, con lo que, de tener un número máximo de solicitudes en el actual PSI, la reducción en este tiempo rondaría el 50%.

La teleco siempre ha trabajado en esa dirección. En la junta de accionistas de 2011, el entonces presidente, César Alierta, afirmó que sin los ajustes de plantilla que Telefónica había llevado a cabo en los años anteriores, pactados con los sindicatos, la compañía habría ido a la quiebra.

En cualquier caso, no es la única. Deutsche Telekom, mayor operadora de Europa, contaba con 98.100 empleados en Alemania (215.675 en el grupo) al cierre de 2018. Los ingresos de la compañía en el propio mercado germano ascendieron a 32.200 millones de euros en 2018.

La operadora ha ido reduciendo progresivamente la plantilla a lo largo de los últimos ejercicios. En 2009, hace diez años, la fuerza laboral de Deutsche Telekom en Alemania era de 123.174 personas, lo que supondría un descenso desde entonces cercano al 20%. En 2018, por ejemplo, puso un plan para reducir en 6.000 empleados la plantilla de su filial T-Systems.

Orange, por su parte, cerró 2018 con una plantilla en Francia, solo en el negocio puro de servicios de telecomunicaciones, de 66.208 trabajadores (150.000 en el grupo), para unos ingresos en el país de 18.211 millones de euros. A final de 2013, contaba con 80.000. Al margen quedan áreas como Empresas y Operadores, que en el conjunto del grupo superan los 35.000 empleados, y de los que buena parte están en la propia Francia.

Telecom Italia, por su parte, contaba con más de 48.000 trabajadores en el mercado transalpino a final de 2018. Un año en el que la compañía registró unos ingresos en Italia de 15.185 millones de euros. Hace diez años, la compañía contaba con una plantilla en Italia de 60.872 personas.

En el caso de KPN en Holanda, país muy castigado por la competencia, la plantilla ha pasado de 25.086 empleados en 2009 a 12.412 al términos de 2018.

A su vez, BT contaba con 84.300 trabajadores en el mercado británico al cierre de su último ejercicio fiscal, el 31 de marzo, sobre un total de 106.700 en grupo. A final de 2009, la compañía tenía una plantilla en Reino Unido de 86.500 trabajadores.

La reducción en este tiempo sería del 2,5%, si bien compró en 2015 Everything Everywhere, lo que supuso la incorporación de 12.800 personas.

Durante el pasado año, la compañía se comprometió a reducir la plantilla tanto en Reino Unido como en las filiales internacionales en cerca de 13.000 en un periodo de tres años. Distintos medios británicos, igualmente, han publicado en los últimos meses que BT ha estado analizando una reducción de la fuerza laboral, para dejarla por debajo de 75.000 personas, si bien la teleco lo ha negado.

Fibra

Fuentes del sector coinciden en que los ajustes de plantilla están motivado en aspectos tecnológicos como el despliegue de fibra, cuyo mantenimiento necesita menos personal que las redes de cobre. Telefónica lidera el despliegue de fibra en los grandes países europeos, con 22,2 millones de unidades inmobiliarias en la actualidad y con el objetivo de cobertura total en 2023.

Otras fuentes destacan que algunas de las operadoras no han hecho ajustes de plantilla de mayor calado por la presión política, materializada en la presencia del Estado en su capital. Por ejemplo, en Orange y Deutsche Telekom, la presencia pública en cada una de ellas supera todavía el 20% del capital.

Presión sobre los resultados

Competencia. Los ajustes de plantilla han estado motivados en buena medida por el fuerte deterioro de los resultados de las telecos por el aumento de la competencia y su impacto en la pérdida de clientes y la bajada de precios. El caso de Telefónica en España es paradigmático. En 2007, antes de la crisis, sus ingresos anuales superaban los 20.683 millones de euros. En 2018, los ingresos fueron de 12.708 millones, es decir, un 38,5% menos.

Rivales. Sus rivales también han sufrido caídas. Por ejemplo, los ingresos de Deutsche Telekom en Alemania han bajado un 34% en el mismo periodo, mientras que los de Orange en Francia han descendido casi un 35% en el mismo periodo. En el caso de Telecom Italia, el descenso ronda el 31% en el mercado transalpino.

Cifra máxima. Hace 20 años, la plantilla conjunta de Telefónica de España y Telefónica Móviles superaba los 50.000 empleados. A mediados de la década de los noventa, la cifra máxima de trabajadores de la teleco en España llegó a ser de 76.000, impulsada por los despliegues de cobre y las necesidades ante eventos como los Juegos Olímpicos de Barcelona o la Expo de Sevilla en 1992.

Normas