El sector servicios de EE UU enciende las alarmas: su momento más débil en tres años

En la zona euro, consigue sostener la actividad económica pese a su empeoramiento

El sector servicios de EE UU enciende las alarmas: su momento más débil en tres años
Bloomberg

La preocupación ante una posible desaceleración económica ha vuelto a hacer acto de presencia tras la publicación del Índice de Gestores de Compras (PMI) del sector servicios de EE UU en septiembre. 

Este índice se trata de una encuesta efectuada entre los responsables de encargar los futuros pedidos que permite hacerse una idea del comportamiento de una actividad económica a corto plazo. Para determinar si un sector se encuentra en expansión o en contracción, IHS Markit, la empresa encargada de hacer la encuesta, otorga unos puntos en función de cómo evoluciona la intención de hacer futuros pedidos en la que 50 puntos es la barrera que marca la diferencia entre una tendencia o la otra.

El PMI de servicios de EE UU se quedó estancado en 50,9 puntos el mes pasado, todavía permanece en el terreno de la expansión económica, pero la media del tercer trimestre muestra la actividad empresarial más débil en este sector desde el año 2016.

La principal señal negativa que señala la encuesta de Markit es la tasa de crecimiento de nuevos negocios en el sector servicios, que marcó en septiembre su nivel más bajo desde que existen registros (octubre de 2009). 

Noticias agridulces desde Europa

Hoy también se han conocido datos de PMI en Europa. El frenazo que experimentó la industria en el Viejo Continente durante el pasado mes de septiembre ha sido paliado por un sector servicios que no obstante, también arroja señales preocupantes. 

Durante el mes de septiembre, el PMI del sector servicios de la zona euro descendió hasta los 51,6 puntos desde los 53,5 de agosto y frente a los 52 que esperaban los expertos. El descenso tuvo su origen en el enfriamiento que experimentaron los servicios de las principales economías del Viejo Continente. En España bajó hasta 53,3 enteros (un punto menos que en agosto), en Francia, quedó en 51,1 (-2,3 en comparación con el mes anterior) y en Alemania se hundió desde 54,8 puntos hasta 51,4.

Mención aparte merecen Italia y Reino Unido. El país mediterráneo fue el único de los cinco grandes cuyo PMI de servicios creció en septiembre (hasta 51,4 puntos desde 50,6). Por su parte, Reino Unido sufrió los efectos de la creciente posibilidad de un Brexit duro y su sector servicios entró en contracción en septiembre, 49,5 puntos desde los 50,6 de agosto, las expectativas económicas más débiles desde julio de 2016.  

Juan José Fernández-Figares, analista jefe de Link Securities, destaca la importancia de que éstos indicadores se mantengan en tendencia expansionista, es decir, por encima de 50 puntos. "El sector de los servicios representa casi el 80% del PIB de las economías desarrolladas, por lo que, si los indicadores muestran que éste se mantiene en expansión, los temores a una nueva recesión entendemos que deberían reducirse", sostiene.

Tras el pinchazo de la actividad industrial en la zona euro, que mostró su peor nivel desde 2012, se tratan de datos todavía más importantes para tomar el pulso de la situación económica en Europa. Así, pese a la debilidad que han demostrado los PMI del sector servicios han bastado para que el PMI compuesto, el índice que mide la salud general de la economía sumando los PMI de servicios y de industria, se mantenga en expansión en Europa salvo en Alemania.

El PMI compuesto de España (51,7), Francia (50,8) Italia (50,6) y la zona euro (50,1) permanece en expansión mientras que la principal economía del Viejo Continente (48,5) se encuentra en contracción y en su menor nivel en prácticamente siete años.

"El crecimiento de la zona euro se frenó en septiembre y los estudios del PMI describen el panorama más oscuro desde que comenzó el período actual de expansión a mediados de 2013 (...), el sector servicios también ha visto su ritmo de crecimiento atenuarse hasta uno de los más débiles en seis años", advierte Chris Williamson, economista jefe de IHS Markit.

Normas