La actividad industrial europea cae en septiembre a su peor nivel desde 2012

En España la industria se contrae al ritmo más fuerte desde abril de 2013

Un trabajador de la industria del acero del conglomerado alemán ThyssenKrupp permanece de pie junto a un alto horno.
Un trabajador de la industria del acero del conglomerado alemán ThyssenKrupp permanece de pie junto a un alto horno. Reuters

El dato de actividad del sector manufacturero de la zona euro en septiembre ha arrojado nuevos síntomas de desaceleración económica en Europa. Según el Índice de Gerentes de Compra (PMI) elaborado por Markit, la industria en la eurozona tuvo su peor mes desde octubre de 2012 al contraerse su actividad hasta 45,7 puntos desde los 47 enteros de finales de agosto. Para el índice de Markit, 50 puntos es la barrera entre contracción y expansión.

La desaceleración del sector manufacturero de la región fue impulsada principalmente por el acusado deterioro que sufrió la actividad en Alemania. El índice PMI de la industria de la principal economía de Europa, pese a mejorar las lecturas iniciales en tres décimas, cayó hasta 41,7 puntos, el nivel más bajo desde junio de 2009. 

En el caso de España, el índice descendió a 47,7 puntos en septiembre, un declive de 1,1 puntos frente al que marcó en agosto. Los peores resultados del sector desde la primavera de 2013 se caracterizaron por intensas reducciones de la producción, los nuevos pedidos y la actividad de compra. "La incertidumbre política y económica en Europa en general y en el resto del mundo claramente está afectando a la economía del sector manufacturero español, especialmente en el caso de los productores de bienes de capital, que han pasado un mes lleno de dificultades", apunta el director económico de IHS Markit, Paul Smith.  

Entre los motivos que explican el frenazo generalizado de la actividad en el Viejo Continente, Markit apunta al debilitamiento de la demanda "tanto a nivel nacional como internacional" y a la consiguiente caída de las exportaciones. "Los últimos datos muestran que las exportaciones cayeron a un ritmo solo ligeramente más débil que el récord de casi ocho años registrado en julio pasado", explica la compañía en su informe.

De cara al futuro las perspectivas no son halagüeñas. Los expertos de Markit no creen que la tendencia vaya a cambiar en el cuarto trimestre y ponen el foco sobre los grandes factores de incertidumbre internacionales como son el Brexit y la guerra comercial entre Washington y Pekín. "Probablemente, lo peor esté aún por llegar, ya que los indicadores a futuro, como el de la relación entre pedidos e inventario, se han deteriorado aún más en el mes", señala el economista jefe de IHS Markit, Chris Williamson.

"Sumando a la apatía, cabe mencionar que el empleo se está reduciendo a la tasa más rápida desde principios de 2013, lo que no solo es una señal de que los fabricantes se preparan para más problemas en el futuro, sino que también aumenta el riesgo de que un mercado laboral en deterioro afecte a los hogares y al sector servicios", opina Williamson.

Normas