El astillero que fabricó el Titanic cambia de dueños y esquiva la bancarrota

InfraStrata compra Harland and Wolff, "un pilar" para el nuevo depósito que abastecerá el 25% del gas natural de Reino Unido

Una de las grúas de Harland and Wolff, conocidas popularmente como Sansón y Goliat, son un símbolo de la ciudad de Belfast. Foto de archivo.
Una de las grúas de Harland and Wolff, conocidas popularmente como Sansón y Goliat, son un símbolo de la ciudad de Belfast. Foto de archivo. AFP

El astillero que fabricó la embarcación más célebre, el Titanic, cambia de dueños para no naufragar. Dolphin Drilling, hasta ahora propietaria de la centenaria Harland and Wolff, ha llegado a un acuerdo de venta del astillero a InfraStrata por seis millones de libras. El comprador es una compañía especializada en el suministro y el almacenamiento de energía que el año que viene construirá una instalación para almacenar una cuarta parte del gas natural del Reino Unido. 

Harland and Wolff, fundada en 1861, tiene la sede en Belfast, donde se ha proyectado el Islandmagee Gas Storage Project de InfraStrata. Entre los activos que forman parte de la operación se incluyen las instalaciones del famoso astillero en el puerto de la capital norirlandesa. InfraStrata ha reconocido que las instalaciones "encajan a la perfección con la industria de infraestructura energética y los proyectos de la compañía". 

De esos proyectos, el más destacado es el almacén de gas que gestiona InfraStrata, previsto para el primer trimestre de 2020. La compra "estratégica" permitirá al comprador acelerar los plazos de ejecución "entre tres y cinco meses", así como "reducir los costes de capital de los proyectos entre un 10 y un 15%". John Wood, director general de InfraStrata, ha descrito al astillero como "un pilar en la construcción del almacenador de Islamagee". El secretario de Estado de Irlanda del Norte, Julian Smith, ha dado la bienvenida a la operación: "Creo firmemente que el astillero tiene un futuro prometedor y que los planes de InfraStrata representan una oportunidad para el sector energético y manufacturero de Irlanda del Norte". 

Dolphin Drilling, la hasta ahora propietaria de Harland and Wolff, reportó al cierre de 2018 unas pérdidas antes de impuestos de 507 millones de dólares (unos 460 millones de euros). Los beneficios antes de impuestos y amortizaciones (ebitda) fueron de -71 millones de dólares (-65 millones de euros). La empresa fue puesta a la venta el año pasado por la empresa matriz noruega Dolphin Drilling, que se declaró en quiebra en junio.79 trabajadores no se sumaron a comienzos de año al despido voluntario anunciado por Dolphin Drilling y ahora pasarán a trabajar en la empresa compradora cuando se cierre la operación. 

Una operación, valorada en seis millones de libras, que tendrá dos fases. InfraStrata, que esta semana pagará un depósito de 500.000 libras, desembolsará a la propietaria del astillero un primer pago de 3,3 millones de libras el 31 de octubre. Un segundo pago, de 2,2 millones, está previsto el 20 de abril. 

De botar el Titanic a un cambio forzado

El astillero Harland and Wolff dio empleo a más de 30.000 personas durante la Segunda Guerra Mundial, cuando vivió sus mejores años. Fundada en Belfast en 1861, se convirtió en símbolo de la industria naval del Imperio Británico tras construir el Titanic. En la década de 1960 comenzó su declive y ha intentado salir a flote con los negocios pujantes de cada época: primero los buques petroleros y después las soluciones para el sector de las energías renovables. En 2019 Harland and Wolff empleaba a unos 120 trabajadores. 

Normas