Aena lanzará a final de año en concesión el mayor paquete de aparcamientos de España

Saba y Empark, actuales gestoras de los parkings de aeropuertos, son los rivales a batir

Torres de aparcamiento en la terminal 4 en el aeropuerto de Madrid-Barajas.
Torres de aparcamiento en la terminal 4 en el aeropuerto de Madrid-Barajas.

Las mayores compañías del negocio del parking velan armas a la espera de que salga a concurso el descomunal paquete de plazas de aparcamiento que reúne Aena en su red de aeropuertos. El departamento de negocio comercial de la empresa pública está inmerso ya en la elaboración de los pliegos, y fuentes conocedoras de los detalles prevén su publicación entre finales de año y el arranque de 2020.

Esta inminente batalla por 130.000 plazas (80 estacionamientos en 32 aeropuertos) tiene a Saba y Empark, líderes del sector en este país, como defensoras del título, que ganaron a finales de 2013 por cinco años y opción a dos prórrogas. Saba opera en 14 aeropuertos, encabezados por Barcelona-El Prat, y Empark lo hace en 18, con Madrid Barajas como principal referencia.

El escenario previsto vuelve a ser el del reparto de las infraestructuras en dos lotes y el plazo de explotación repetirá, con toda probabilidad, los cinco años. Uno de los puntos críticos a corto plazo en los aparcamientos de Aena es el del crecimiento exponencial en el número de puntos de recarga de coches eléctricos.

Aena es la mayor propietaria de España por volumen de plazas, por delante de Adif, Renfe y las mayores cadenas de distribución. La vía de la concesión, como sucede con las tiendas y restaurantes de las terminales, se abrió camino en el modelo de negocio del gestor aeroportuario en la antesala de la salida a Bolsa (febrero de 2015). El proceso de 2013 fue lanzado con un presupuesto base de 102 millones y Aena adjudicó los dos lotes por un total de 84,8 millones.

Gestión compartida

Las concesionarias se vienen encargando hasta ahora de la gestión y atención al cliente, el cobro y control económico, mantenimiento, limpieza y vigilancia. Aena, por su parte, no pierde contacto con este servicio a los viajeros y lleva las riendas de la política de desarrollo y definición de productos, acciones de marketing, la gestión de las reservas y la fijación de precios.

Al cierre del primer semestre, los ingresos de Aena por sus aparcamientos alcanzaron los 76,6 millones, con un alza del 12,7% respecto a la primera mitad de 2018. En todo el ejercicio pasado las plazas de parking reportaron 143 millones de facturación a la firma dependiente del Ministerio de Fomento, con una mejora del 8,9% frente a 2017.

Junto a Empark y Saba, otras grandes referencias que podrían estar en la línea de salida son Parkia e Indigo. El macroconcurso comenzará a rodar en plena efervescencia en el sector por la venta de la citada Saba, en la que Criteria es accionista de control con el 99% del capital. Entre los distintos fondos interesados figuran Macquarie (propietaria de Empark) y Mirova (Parkia).

Normas