Capital riesgo

Nauta Capital sigue a Telefónica, Bankinter y los Entrecanales e invierte en la ‘startup’ Smart Protection

Lidera una inversión de 5,2 millones en la firma española, cuya tecnología antipiratería es utilizada por Warner Bros, NBCUniversal, Movistar+ y varias ligas de fútbol

De pie, Javier Perea, y sentados, Manuel Moregal y Javier Capilla, los socios fundadores de Smart Protection.
De pie, Javier Perea, y sentados, Manuel Moregal y Javier Capilla, los socios fundadores de Smart Protection.

La startup española Smart Protection, dedicada a combatir la piratería y falsificaciones online, ha cerrado una ronda de financiación de 5,2 millones de euros liderada por la firma de capital riesgo paneuropea Nauta Capital. En la operación también han participado sus anteriores inversores: Telefónica, a través de Wayra; la gestora de fondos JME Ventures, impulsada por la familia Entrecanales; Bankinter, a través del programa Startups de la Fundación Innovación Bankinter) y Big Sur Ventures.

Javier Perea, socio fundador y CEO de la sturtup, explica que con esta inyección de capital acelerarán su expansión internacional, el desarrollo de su tecnología de inteligencia artificial aplicada a la protección de activos en internet y la contratación de más profesionales. “En 2017, éramos solo 12 personas; hoy somos 70, y la proyección es acabar el año con una plantilla de 100 personas”.

Perea detalla que la plataforma tecnológica desarrollada por Smart Protection es capaz de eliminar en pocas horas los enlaces que conducen a contenidos piratas o falsificaciones. “Monitorizamos la red, nos apoyamos en el big data y el machine learning, y alcanzamos más del 95% de eficacia”, dice el directivo, que resalta que su compañía ha logrado desindexar más de 11 millones de enlaces en Google a través de sus procesos automatizados, combinados con sus acuerdos con Google y las principales redes sociales.

La compañía, fundada en 2015, tiene ya clientes en 18 países en Europa, EE UU y Latinoamérica, entre ellos algunas de las distribuidoras de contenido audiovisual más importantes como Warner Bros Entertainment, NBCUniversal y Movistar+. La startup también protege emisiones en directo de partidos de fútbol como la Superliga Argentina y a grandes marcas como McAfee. “Más del 50% de nuestros ingresos provienen hoy de mercados internacionales. Y ahora, con los nuevos fondos, queremos sobre todo afianzarnos en Norteamérica y Europa, dos mercados muy potentes para el negocio de la protección de marca”, resalta Perea.

Apertura de oficina en EE UU

Smart Protection, que cierra con esta su segunda ronda de financiación (la primera tuvo lugar en 2017 y fue de 1,5 millones), prevé seguir triplicando sus ingresos (que no desvela) año sobre año, hasta 2021, y doblar facturación en 2022-2023. La compañía planea abrir una oficina permanente en EE UU en el cuarto trimestre de 2020, “lo que nos dará la base para hacer una tercera ronda de financiación a principios de 2021 con inversores americanos”. La firma tiene hoy su oficina principal en Madrid y otras dos pequeñas en Barcelona y Cádiz (esta de desarrollo).

Jordi Vinas, partner general de Nauta, asegura que el objetivo de esta inversión es convertir a Smart Protection en la plataforma "de referencia en antipiratería en internet". Según el ejecutivo, la startup española ha desarrollado una tecnología que "sobrepasa a otros competidores que han alcanzado cifras significativas de inversión", y desde el principio "nos impresionó su historial y equipo humano". Según la International Trademark Association, las pérdidas mundiales relacionadas con la piratería digital rondaron los 760 millones de dólares en 2017 y se estima que superen los 1.200 millones de dólares en 2022. 

Aunque la startup no revela detalles sobre la participación de cada uno de sus accionistas, Perea sí aclara que los tres socios fundadores controlan algo más del 50%, mientras Nauta se coloca como primer inversor individual. El CEO de Smart Protection es un viejo conocido del sector tecnológico español. Perea, junto a Carlos Jiménez, fundó en 1990, cuando tenía 24 años, la primera empresa de antivirus en España. Se llamaba Anyware y fue vendida a McAfee en 1998.

Perea cuenta que cuando tenía 50 años decidió jubilarse y dedicarse a sus pasiones, el emprendimiento y la tecnología, "y fíjate la que estamos montando", dice. El directivo se sumó al proyecto de Smart Protection en 2017, después de ocupar entre otros el cargo de vicepresidente europeo de Intel Security, tras la compra de McAfee por parte de Intel en 2010. Perea, que destaca que España está empezando a atraer cada vez más al venture capital ("siempre habíamos sido una carretera secundaria"), confía en que su perfil ayude a impulsar Smart Protection de proyecto nacional a global. En España hay talento y tecnología para salir fuera; yo ya recorrí ese camino, y quiero que mi caso sirva de inspiración para gente más joven que quiera emprender".

El servicio de protección de la startup española está basado en una plataforma Saas (software como servicio) modular que se adapta a las necesidades de cada cliente, quien puede decidir qué canales monitorizar según dónde se ubique su problema en internet (buscadores, marketplaces, redes sociales, apps, P2P, Torrent, websites de descarga o sitios web falsos). "Con nuestra plataforma y servicios de protección reducimos las pérdidas en ventas de nuestros clientes y protegemos la reputación de sus marcas contra la actuación de los ciberdelincuentes", remarca Perea.

El fútbol, una vía de expansión

Javier Perea, el CEO de Smart Protection, asegura que un negocio que les está dando buenos resultados es la protección de eventos en vivo, sobre todo las retransmisiones en streaming piratas de partidos de fútbol. "Estamos protegiendo varias ligas. Es algo bastante novedoso y que nos está permitiendo expandirnos", dice.

El directivo recuerda cómo el fútbol se ha convertido en un contenido premium, que los propietarios de sus derechos de emisión tienen que proteger. "Los piratas lo que hacen es sacar la señal de la suscripción de pago y la empiezan a emitir por internet. Hay desde lo que se llama IPTV, que son circuitos cerrados de televisión de pago pero piratas, o directamente webs como RojaDirecta, que se financia básicamente con publicidad. Nosotros lo detectamos y lo eliminamos en tiempo real". 

Normas