La familia es lo primero para el nuevo CFO de Almirall

Mike McClellan deja una larga trayectoria en Sanofi y Teva para vivir cerca de los parientes de su esposa

Mike McClellan, nuevo CFO de Almirall.
Mike McClellan, nuevo CFO de Almirall.

Del gigante farmacéutico Teva a una empresa importante, pero más pequeña, como Almirall. La decisión de Mike McClellan (Estados Unidos, 1970) de aceptar la dirección financiera de la empresa española se explica, además de por el interés del puesto, por motivos familiares: en concreto, para estar cerca de los parientes de su mujer, alemana, en un momento delicado.

El directivo tiene dos hijos ya adultos que viven y trabajan en el país norteamericano. Su mujer también tiene dos hijos adultos, que trabajan en Suecia, donde se conoció la pareja mientras McClellan estaba allí por trabajo.

“Ambos estamos felices de tener la oportunidad de trasladarnos a Europa para estar más cerca de la familia de mi esposa, y especialmente porque he pasado muchos años de mi carrera viviendo y trabajando en países europeos”, dice el ejecutivo. Teva anunció a principios de agosto que su CFO dejaba el puesto por motivos personales. “Necesitábamos mudarnos a Europa por una grave situación médica en la familia de mi mujer”.

Licenciado en Contabilidad y Económicas por la Universidad de Misuri en 1993, trabajó desde Kansas tres años en KPMG y pasó a la química alemana ­Hoechst, que luego se convertiría en la francoalemana Aventis, que a su vez sería absorbida por la francesa Sanofi. Así que, de un modo u otro, ha desarrollado casi toda su carrera en este grupo.

“Tuve mucha suerte de tener la oportunidad de vivir y trabajar en muchos países (Alemania, Francia, Suecia y Reino Unido) durante mi tiempo allí. Comencé en Estados Unidos, pero luego tuve la oportunidad de tener varios roles en divisiones corporativas y de país de toda Europa, en cada una de las cuales adquirí experiencia y asumí una mayor responsabilidad. Aproveché esas oportunidades para conocer a fondo la industria farmacéutica y también muchos sistemas de atención sanitaria y formas diferentes de hacer negocios”. Sus últimos puestos en Sanofi fueron el de director financiero para Europa y el ídem para Estados Unidos.

En 2015, decidió irse a la israelí Teva Pharmaceuticals como CFO para su negocio global de especialidades hospitalarias, trabajando desde Pensilvania. “Me permitió trabajar con nuevas geografías, así como desarrollar una estrategia comercial global”.

Dos años después, asumió el papel de CFO y vicepresidente ejecutivo del grupo “durante un momento muy difícil para la empresa. En los últimos dos años he ayudado a la compañía con un nuevo equipo directivo a estabilizar la situación financiera al reducir los costes significativamente, rebajar los niveles de deuda y cumplir con nuestros compromisos internos y externos. Han sido tiempos muy exigentes, pero siento que es donde más he aprendido”.

Y ahí es donde apareció el belga Peter Guenter, consejero delegado de Almirall desde hace dos años, con quien trabajó en Sanofi. “Me parecía impresionante lo que él y sus equipos habían hecho en la empresa española, y sentí que podría utilizar mi experiencia y capacidades para ayudar a la firma en su andadura futura. Tengo muchas ganas de unirme al equipo y conocer a las personas y los productos que han hecho que la empresa sea un éxito”.

Al matrimonio McClellan le gusta viajar: “Es una suerte, ya que tenemos familia en muchas partes diferentes del mundo”, dice el directivo. “También disfruto aprendiendo culturas e idiomas [habla alemán de conversación y francés y sueco de trabajo], así que estoy deseando conocer Barcelona y España y haré todo lo posible para comenzar a aprender español. He oído que es una excelente ciudad para vivir”. Amén de viajar, le gusta correr, montar en bicicleta y “ocasionalmente” jugar al golf.

El directivo asumirá el cargo el 11 de noviembre, en sustitución del suizo David Nieto, que ha decidido dejar el puesto tras dos años en él, y que facilitará la transición. La noticia ha sido bien recibida por los mercados, que desde que se hizo pública, el lunes, han hecho subir su acción un 4,4%.

En Almirall, McClellan pilotará la parte financiera de la firma, que en el primer semestre tuvo un incremento de los beneficios interanual del 19%. El sector de los fármacos dermatológicos vive un notable fulgor competitivo en los últimos meses, a la caza de medicamentos superventas contra enfermedades como la psoriasis.

“He desarrollado una conexión profunda con la industria farmacéutica a través de mis experiencias, ya que es una buena sensación trabajar a diario para empresas que contribuyen a la salud de millones de pacientes”, dice el CFO. La salud y la familia son lo primero para todo el mundo, y también para McClellan.

Normas