Turismo

Thomas Cook cae un 19% tras pedir 227 millones para afrontar pagos en invierno

Avisa del riesgo de que los acreedores del plan de recapitalización no recuperen su inversión

Oficina de Thomas Cook.
Oficina de Thomas Cook. REUTERS

Thomas Cook vuelve a asomarse al precipicio. Las acciones del turoperador británico se desplomaron un 50% en el arranque de la sesión del viernes, pasando de las 4,47 libras con las que cerró el jueves a 2 libras en torno a las 8.15 horas.

Ese desplome de la acción, que posteriormente se recuperó al entorno de las cuatro libras marcando una caída del 19%, se produjo como consecuencia de un comunicado emitido por la propia compañía para salir al paso sobre los rumores respecto a las dificultades para cerrar el programa de recapitalización de 900 millones de libras (1.020 millones de euros) suscrito por los grandes accionistas, entre ellos la china Fosun, con un 17% de las acciones. “Las negociaciones para el programa siguen en marcha. Está previsto que la recapitalización provoque que la participación de los grandes accionistas se vea diluida, con un riesgo significativo de no recuperación de la misma”, subrayaba el comunicado de la compañía. De hecho, el próximo viernes 27 está marcado en rojo en el calendario del turoperador porque es la fecha elegida para cerrar el programa de recapitalización, algo que el viernes todavía no estaba claro.

El 27 de septiembre es la fecha límite para cerrar un acuerdo que evite la quiebra

Una incertidumbre que se vio incrementada con el anuncio por parte de la compañía de una inyección adicional de 200 millones de libras (227 millones de euros) para hacer frente a los compromisos de pago para la próxima temporada de invierno, cuando la tesorería está bajo mínimos. Fuentes cercanas a la negociación consultadas por Reuters aseguraron que esa petición “podría poner incluso en peligro la suscripción del plan de recapitalización”.

Si finalmente no se alcanza un acuerdo el próximo 27 de octubre, Thomas Cook podría convertirse el segundo gran turoperador que suspendiera pagos tras la quiebra de la también británica Monarch en 2017. En esas fechas, el gobierno del Reino Unido tuvo que repatriar a todos los clientes de Monarch (en torno a 160.000) tanto a los que habían comprado sus billetes en paquetes turísticos como a aquellos que los compraron por su cuenta. Una fuente cercana a la Autoridad de Aviacion Civil (CAA, por sus siglas en inglés) remarcó que el gobierno británico ya está trabajando en planes de contingencia y calcula que el coste para las arcas públicas podría llegar a los 600 millones de libras (680 millones de euros).

En una reciente entrevista con Cinco Días, el presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos, Juan Molas, advirtió del riesgo que corren miles de hoteles en España si Thomas Cook suspende pagos, ya que es su mayor cliente, cuando no el único. “La compleja situación crea incertidumbre, aunque la verdadera señal de alarma surgirá si se producen retrasos en los pagos, algo que no ha sucedido en toda su historia”, recalcó anticipándose a las actuales dificultades de tesorería.

El turoperador en cifras

Clientes. Thomas Cook emplea a 21.000 personas y tiene 600.000 clientes. Sus tres mayores mercados son Alemania, Reino Unido y Escandinavia.

Fosun. El fondo chino tiene una participación en el capital del turoperador británico del 17%, lo que le convierte en su mayor accionista, y al mismo tiempo también cuenta con una joint venture con Thomas Cook en China.

Deuda por acciones. En el programa de recapitalización, Fosun prevé aportar 510 millones y a cambio se haría con al menos el 75% de las acciones del negocio de turoperación y el 25% de la aerolínea. “Nuestra intención de invertir ese dinero no ha cambiado durante el proceso”, aseguraron fuentes de la firma.

 

Normas