El temblor del mercado monetario tiene muchos culpables y ningún villano

La inyección de dinero de la Feden el mercado de repos puede convertirse en algo habitual

Edificio de la Reserva Federal, en Washington (EE UU).
Edificio de la Reserva Federal, en Washington (EE UU).

El criterio para decir si los mercados funcionan no es si se tambalean o no, sino cuán rápido se enderezan. Los movimientos que llevaron a la Fed a inyectar 53.000 millones de dólares en el sistema el martes indican que aún puede suceder lo inesperado, incluso en una era de estricta regulación bancaria y relativa estabilidad financiera.

La Fed tuvo que desempolvar una herramienta que no ha utilizado en una década después de un pico del tipo del mercado de repos. Normalmente se mantiene bastante cerca del tipo de interés de los fondos federales, que está por debajo del 2,25%. Sin embargo, de repente llegó a un nivel cuatro veces mayor. Así, el tipo de los fondos federales saltó a la cima de la zona de confort de la Fed. Parecía que los bancos estaban repentinamente escasos de efectivo.

Es un misterio con muchos culpables, aunque sin un verdadero villano. Las empresas se están preparando para pagar impuestos, por lo que estaban retirando fondos de sus balances. El Tesoro acababa de introducir en el sistema unos 54.000 millones en deuda, que han absorbido más liquidez en un momento de ya altas tenencias de bonos por parte de los bancos. Y estos estaban nerviosos ante la decisión del miércoles de la Fed sobre tipos, así como por la guerra comercial, la probabilidad de una guerra real y las trastornos del petróleo.

Los grandes bancos podrían utilizar las subastas del martes para reforzar su argumento de que la estricta regulación ha dejado los mercados más frágiles. Están sujetos a ratios de apalancamiento que les obligan a mantener un capital acorde con el tamaño de su balance. Pero no reciben ningún crédito por su reserva de valores del Tesoro, que conllevan poco riesgo. Una peligro teórico es que cuando hay restricciones en el mercado, tienen menos capacidad para ayudar.

La verdadera lección es que el drama amainó rápido. Inyectar dinero en el mercado de repos puede incluso convertirse en algo habitual, como algunos reguladores, como la Fed de San Luis, han sugerido alguna vez. Esas tácticas no han sido la norma en 10 años, pero son un retroceso a los tiempos precrisis que el mercado podrá soportar.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas