Los drones detonan las renovadas esperanzas de Aramco en su OPV

La vulnerabilidad mostrada y la posibilidad de represalias por parte de Riad perjudicarán a su valoración

Humo en la instalación de Aramco en Abqaiq (Arabia Saudí).
Humo en la instalación de Aramco en Abqaiq (Arabia Saudí).

En las últimas semanas, Saudi Aramco parecía estar poniendo de nuevo en marcha su OPV, tras designar nuevo presidente y nombrar un escuadrón de banqueros para que la supervisaran. Los ataques del sábado dan un vuelco a esa impresión.

Los atentados a las instalaciones de Abqaiq y Khurais son una importante escalada respecto a los anteriores de drones por parte de los rebeldes Houthi de Yemen, que se dirigieron principalmente a la infraestructura energética y los aeropuertos saudíes. Abqaiq procesó el 50% de los 10 millones de barriles diarios de Aramco en 2018. El primer folleto de bonos internacionales de esta en abril identificó la instalación como crucial para sus finanzas.

El mercado de crudo, con sobreoferta, tiene cierto margen para absorber un shock a corto plazo. Las reservas de los países desarrollados están por encima de los promedios quinquenales, y la combinación de una desaceleración mundial y un aumento de la producción de otros países significa que la OPEP producirá un millón de barriles diarios más de lo necesario para equilibrar el mercado en 2020, según Morgan Stanley. Incluso antes de los ataques, el cártel había recibido presiones para que profundizara en los recortes fijados desde 2016. Pero aunque a Riad le gustaría una reducción coordinada, ciertamente no le gustará la masiva e involuntaria interrupción unilateral del sábado, que podría tardar semanas en arreglarse. Podría tener que recurrir a sus 188 millones de barriles de reservas para mantener las exportaciones de 7 millones de barriles diarios.

En el mejor de los casos, la famosa eficiencia operativa de Aramco le permitirá recuperarse rápidamente. En ese escenario, el repunte de 10 dólares en los precios que prevé la consultora Rystad podría incluso ayudar a subir el valor de la firma en Bolsa. Pero estas espectaculares pruebas de vulnerabilidad y la posibilidad de represalias regionales por parte del volátil príncipe heredero hacen casi seguro que los inversores internacionales apliquen un descuento más alto a sus ganancias futuras. Así que el nuevo impulso a su OPV podría parecer prematuro.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas