Comercio electrónico

EE UU acelera su investigación antimonopolio sobre Amazon

La FTC entrevista a pequeñas empresas que venden en su marketplace para determinar la legalidad de sus prácticas comerciales

Logo de Amazon en una pantalla en el Nasdaq.
Logo de Amazon en una pantalla en el Nasdaq.

Si el pasado mes de julio fue Bruselas quien anunció que investiga a Amazon por supuestas prácticas contra la competencia, tras sospechar que el gigante del ecommerce se aprovecha de los datos de los minoristas presentes en su plataforma, este miércoles se ha conocido que la Comisión Federal de Comercio de los EE UU (FTC) ha comenzado a entrevistar a pequeñas empresas que venden productos a través del marketplace de Amazon para determinar si esta compañía está utilizando su poder de mercado para perjudicar a la competencia.

Las entrevistas, según adelanta Bloomberg, están durando en torno a 90 minutos y entre las preguntas que se les está formulando está qué porcentaje de sus ingresos derivan de sus ventas en Amazon frente a otras plataformas en línea como Walmart y Ebay. ¿El objetivo? comprobar si estas pequeñas empresas tienen alternativas reales o no a la compañía de Jeff Bezos.

Fuentes consultadas por la citada agencia aseguran que la duración de las entrevistas que se están llevando a cabo y los recursos dedicados a ello indicarían que el trabajo emprendido por la FTC está en las primeras etapas de una investigación oficial. En esta fase buscan conocer y entender cómo funciona Amazon, detectar potenciales prácticas que infrinjan la ley e identificar mercados dominados por la compañía. La FTC confía, según Bloomberg, en que estas conversaciones privadas revelen muchos más conocimientos sobre los negocios de Amazon que cualquier interrogatorio público de los ejecutivos de la tecnológica por comités del Congreso.

La investigación a Amazon forma parte de un examen más amplio de control sobre los gigantes tecnológicos estadounidenses, como Google y Facebook. La FTC también abrió una investigación en junio a Facebook, mientras el Departamento de Justicia de EE UU investiga a Google. Al margen de ello, a principios de esta semana 50 fiscales generales del Estado anunciaron que han abierto una investigación antimonopolio contra Google. La FTC está tratando de determinar igualmente el alcance del poder de Amazon sobre sus proveedores.

Entre las empresas entrevistadas están Karnani, dedicada al sector de los videojuegos y productos electrónicos, y Viahart, que vende juguetes. La primera se quejó de que cuando Amazon "te apaga, se quedan con tu dinero durante 90 días y no hay nada que puedas hacer". La segunda sostuvo que Amazon, que tiene poca competencia en línea, ha estado aumentado sus tarifas, obligando a sus socios a subir precios. Una tercera compañía, que ha preferido mantener el anonimato, ha declarado a la FTC que Amazon maniobró para que uno de sus artículos fuera menos visible para los compradores cuando descubrió que se vendía por menos en Walmart.com. Una práctica que puede perjudicar la competencia, según dijo a Bloomberg Diana Moss, presidenta del American Antitrust Institute.

Ni la FTC ni Amazon han querido hacer declaraciones sobre esta investigación, advierte la citada agencia. En Europa, la compañía sí dijo que cooperaría plenamente con los reguladores de competencia de la UE tras conocer por boca de la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, que la investigación se centraría en analizar los contratos estándar de Amazon con los vendedores de su marketplace y el papel de los datos en la selección de los ganadores del Buy Box (recuadro de compra que el gigante estadounidense utiliza para maximizar las ventas). La multinacional utiliza un algoritmo para determinar qué empresa se queda con la primera posición.

La naturaleza híbrida de marketplace (Amazon Seller) y retail (Amazon vendor) ha despertado en diferentes mercados sospechas de que la información obtenida por Amazon de los vendedores en su plataforma puede ser utilizado para reforzar su modelo de retail. Una reciente legislación en India ha obligado en la práctica a Amazon a elegir entre los dos modelos, según explicaba el pasado julio a CincoDías Fernando Aparicio, CEO de Amvos Digital, que recuerda también cómo Amazon cuenta ya con más de 300 marcas propias en diferentes categorías.

El gigante estadounidense también cerró recientemente un acuerdo con la autoridad antimonopolio de Alemania para revisar los términos de su servicio a terceros comerciales. Entre los cambios acordados, que también se aplicarán a Gran Bretaña, Francia, Italia y España, Amazon deberá cumplir con las normas europeas que regulan la responsabilidad frente a sus socios comerciales en sus plataformas europeas y deberá avistar con un plazo de 30 días la retirada a un comerciante de su plataforma (además de argumentar la razón para ello). Además, y en algunas circunstancias concretas, las empresas que utilicen su marketplace podrán llevar a Amazon a los tribunales de su propio país (hasta ahora solo era posible en Luxemburgo) y podrán apelar contra sus decisiones con respecto a quién debe pagar los costes de devoluciones y reembolsos. 

 

Normas