Restauración

Chicote S.A.: beneficios de 600.000 euros en sus dos empresas de restauración

El popular cocinero gestiona los restaurantes Yakitoro y Puertalsol

El cocinero madrileño Alberto Chicote, en un restaurante Yakitoro. pablo monge
El cocinero madrileño Alberto Chicote, en un restaurante Yakitoro. pablo monge

La televisión le lanzó al estrellato en 2012, cuando La Sexta importó el formato televisivo Pesadilla en la cocina a su programación. Este, que ya encumbró al chef escocés Gordon Ramsay en todo el mundo, eligió para su versión patria a Alberto Chicote, durante años jefe de cocina de algunos de los restaurantes de moda de Madrid hace una década, como NODO o Pandelujo.

Su estilo directo al criticar platos, propietarios y cualquier cosa que se pusiese por delante durante los programas le ha valido convertirse en uno de los rostros principales de Atresmedia. Un éxito, y un caché, que le han permitido, en paralelo, iniciar sus propias aventuras empresariales. Y estas ya le empiezan a dar buenos réditos.

La faceta emprendedora de Chicote se basa en dos proyectos principales: los restaurantes Yakitoro, en los que fusiona comida asiática y española; y la taberna Puertalsol, ubicada en la terraza de la quinta planta de El Corte Inglés de Preciados, en Madrid, con vistas a la Puerta del Sol, en este caso de la mano de un socio, Pedro Olmedo.

Pero es Yakitoro el que le proporciona los mejores resultados. El negocio de estos dos restaurantes, uno ubicado en el centro de Madrid y otro junto al Estadio Santiago Bernabéu, lo gestiona a través de la sociedad Evolution Artes y Restauración, creada en 1998, aunque Chicote no figura en ella hasta principios de 2013 a través de otra de sus empresas, Archiol Restauración. Su patrimonio neto supera el millón de euros y en ella trabajaban 68 personas a cierre de 2018. El primero de los restaurantes Yakitoro lo abrió en junio de 2014, y el segundo, dos años después.

La sociedad bajo la que se desarrolla la actividad de Yakitoro registró en 2018 unas ventas de cinco millones de euros, según consta en sus cuentas depositadas en el Registro Mercantil y consultadas a través de la plataforma Insight View. Se trata del nivel más elevado de ingresos desde que estos restaurantes abrieron sus puertas, y están un 4% por encima de los registrados en el ejercicio anterior.

Su resultado de explotación mejoró un 177%, hasta los 723.296 euros, lo que le permitió anotarse el beneficio más alto desde que iniciara esta aventura: 515.815 euros, un 167% más que en el año anterior. Desde la apertura del primer Yakitoro, esta sociedad nunca ha dado pérdidas y acumula unas ganancias desde entonces de 1,4 millones. De los beneficios de 2018, la mayor parte ha sido destinado a dividendo, 515.815 euros, que van a parar a Chicote como accionista único.

Por otra parte, Desolasol Restauración la otra sociedad bajo la que opera la taberna Puertalsol, arrojó en 2018 unos beneficios de 87.811 euros, un 20% menos que en el año anterior, destinados en su integridad a reservas. Con una plantilla de 29 trabajadores, sus ventas se mantuvieron en el entorno de los dos millones.

Un meme convertido en marca registrada


Viral. Hasta la fecha se han emitido seis temporadas de Pesadilla en la cocina. Eso supone cientos de programas y de restaurantes que Chicote ha intentado reflotar. Pero de toda esa trayectoria, una frase se ha hecho especialmente viral en redes sociales: “Pim pam trucu trucu”, expresión con la que el cocinero describía el interés de los trabajadores de uno de los restaurantes por consumir alcohol. En la red abundan los montajes de Chicote con esta frase, que el cocinero ha convertido en marca registrada. Así consta en una de sus sociedades, Archiol Restauración. La marca le fue concedida en abril de este año, para usarla en productos de imprenta, utensilios de cocina y prendas de vestir.

Normas