Solo 200 de las 600 grandes fortunas españolas pagan el impuesto de patrimonio

El número de estos multimillonarios con más de 30 millones casi se triplica desde 2007, pero Madrid exime del pago del tributo a sus vecinos

impuesto patrimonio Pulsar para ampliar el gráfico

El número de contribuyentes que atesoran fortunas superiores a los 30 millones de euros se ha multiplicado casi por tres en la última década, pasando de 233 en 2007 a 611 a cierre del ejercicio 2017, el último año del que hay datos disponibles. Sin embargo, según los datos publicados este martes por la Agencia Tributaria, apenas un tercio de ellos acaba pagando el impuesto de patrimonio. En concreto, solo 205 de estos multimillonarios acaban tributando por este concepto el año pasado sobre su fortuna de 2017, lo que supone dos docenas menos de los que lo abonaban antes del estallido de la crisis.

La explicación fundamental a este fenómeno radica en que la Comunidad de Madrid mantiene bonificado al 100% dicho impuesto, lo que supone que sus habitantes no pagan un solo euro por este tributo. Pese a ello, las fortunas de más de dos millones de euros de la región están obligadas a declararlo, lo que permite saber que existen 16.856 contribuyentes, con un patrimonio medio de más de 9,7 millones cada uno, que dejan de pagar unos 995,6 millones de euros a la caja regional cada año. Una ventaja fiscal que no ofrece ninguna otra autonomía y que ha atraído a Madrid a un creciente número de grandes fortunas en los últimos años.

Hay que tener en cuenta que el impuesto de patrimonio fue suprimido por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en enero de 2008, cuando quedó bonificado al 100% en toda España, pero fue recuperado por el mismo Ejecutivo en 2011 para elevar los recursos públicos ante la dureza de la crisis. Aunque la medida tenía en principio un carácter meramente temporal, por dos años más, el Gobierno de Mariano Rajoy y el de Pedro Sánchez han seguido prorrogándola año a año desde entonces. Actualmente partidos como el PP proponen erradicarla.

En este marco, Madrid hizo bandera de mantenerlo inaplicado, mientras que en el resto del territorio volvió a operar bajo un gravamen general que va, por tramos, del 0,2% al 2,5% sobre las fortunas de más de 700.000 euros (por debajo se está exento) una vez restados hasta 300.000 euros del valor de la vivienda habitual. A partir de ahí, eso sí, las comunidades tienen la potestad de modificar los tipos (que Baleares lleva hasta el 3,75%, por ejemplo) y los mínimos exentos (rebajados a 600.000 euros en la Comunidad Valenciana, 500.000 en Cataluña y Extremadura o 400.000 en Aragón) y las bonificaciones. De esta forma, también La Rioja bonifica con fuerza el impuesto, pero solo en un 75%.

Así, en 2017, 202.437 contribuyentes declararon un patrimonio total de 669.062 millones de euros, de los que el 74,33% correspondía a capital mobiliario (bonos, acciones, participaciones y depósitos, fundamentalmente); el 19,55% a bienes inmuebles; un 1,86% a seguros y rentas; o un 0,20% a bienes suntuarios, entre otras partidas. Como resultado, 175.418 de esos contribuyentes acabaron abonando 1.111,9 millones de euros a las arcas regionales, a razón de 6.339 euros de media cada uno.

Por tramos, los 611 declarantes de fortunas de más de 30 millones (en realidad los 211 que sí pagan el impuesto) aportaron 620.414 euros de media cada uno y un total de 127 millones. El grueso de los liquidantes, no obstante, se concentra en el tramo de los 300.000 euros a los 1,5 millones de patrimonio. Se trata de 137.395 contribuyentes (de los que tributan 129.981) que aportan 168,9 millones al año, a 1.300 euros de media cada uno. El tramo de fortunas que más abona, sin embargo, es el de las que declaran tener entre 1,5 y seis millones, que son 53.245 españoles (42.099 que paguen), que contribuyeron con 570,9 millones.

Por regiones, dejando de lado Madrid, el 47,9% de la recaudación se quedó en Cataluña, donde 73.754 declarantes aportaron 498,5 millones de euros. Le sigue en la lista la Comunidad Valenciana, con 21.495 vecinos que abonaron 154,2 millones (14,8%); Andalucía, con 16.263 contribuyentes que abonaron 77,9 millones (7,5%) y Galicia, con solo 7.335 declarantes de este impuesto pero una aportación casi similar (74,6 millones, el 7,2%) a la de la región más poblada del país gracias, en parte, a eminentes empresarios residentes en la región.

Normas