Sánchez ofrece a Podemos ligar las pensiones al IPC y subir el salario mínimo al entorno de 1.200 euros

Propone 370 medidas sociales, a negociar desde el jueves, que incluyen promover un impuesto europeo sobre el CO2, crear una oficina que vele por su cumplimiento y plantea ceder órganos independientes del Gobierno a la formación de Iglesias

psoe podemos
El líder del PSOE, y presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez.

El líder del PSOE y presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha publicado este martes el documento de 370 medidas con el que espera captar los votos necesarios para volver a ser investido tras la tentativa fallida del pasado julio.

Bajo el lema, "Por un Gobierno progresista", el documento incorpora tanto el programa electoral con el que los socialistas vencieron las elecciones generales del 28 de abril, como las promesas realizadas ante la votación de investidura de julio así como las aportaciones realizadas por los distintos colectivos sociales con los que Sánchez se ha reunido en el último mes y, en especial, importantes guiños a Unidas Podemos.

El texto recoge así algunas de las reclamaciones que la formación que dirige Pablo Iglesias incluyó en su propuesta de acuerdo de agosto, como un mayor control de los precios del alquiler, una suerte de renta mínima para familias más vulnerables o la educación gratuita de cero a tres años.

En paralelo, las propuestas también recogen algunos de los pactos presupuestarios sellados por PSOE y Podemos para 2019, que finalmente tumbó el Parlamento, como una reforma fiscal que fija una tributación mínima del 15% en Sociedades para las grandes compañías o incrementos en el gravamen del IRPF para las rentas altas.

Una de las claves del documento es que ofrece nuevas subidas del salario mínimo interprofesional (hasta el 60% del salario medio a final de la legislatura, unos 1.182 euros frente a los 900 a los que se elevó en enero) y el blindaje de la actualización de las pensiones con el IPC (con mayor incidencia aún para las mínimas), dos reclamaciones fundamentales de Podemos con los que aspira a obtener su apoyo.

En este sentido, Sánchez se ha mostrado partidario de defender la implementación de un salario mínimo común a escala europea así como de un seguro de desempleo comunitario que complemente al español.

Más allá, Sánchez ha prometido que impedirá que se corte el agua y la luz a colectivos vulnerables o que sufran situaciones de pobreza sobrevenida; impulsará ayudas al alquiler para jóvenes, en función de su renta, a la vez que facilita un alquiler seguro y estable, o establecerá zonas de baja emisión contaminante en las ciudades de más de 50.000 habitantes.

Fiscalidad

En el ámbito fiscal, el PSOE ha recuperado la reforma tributaria que ya tenía en mente para 2019 y que incluye la creación de un impuesto sobre las transacciones financieras (tasa Tobin), otra sobre los negocios digitales (tasa Google), establecer un tipo mínimo del 15% en Sociedades para las grandes empresas (18% para banca y petroleras), a la vez que se limita la exención sobre dividendos de filiales extranjeras, y se rebaja el tipo nominal del impuesto al 23% para las pymes. 

En paralelo se endurecerá la lista de morosos para incluir a quienes adeudan 600.000 euros (frente al millón actual), se rebajará a 1.000 euros el límite al pago en efectivo entre profesionales, se reforzará la lucha contra el fraude fiscal y se dejará el control de las sicav en manos de la Agencia Tributaria. 

Un tercer puntal es promover la implantación de un impuesto sobre el CO2 a nivel europeo a la vez que se revisan todos los tributos mediaombientales y se eleva el control de las finanzas de los grandes patrimonios. A su vez, el Gobierno prevé rebajar el tipo de IVA de los veterinarios al 10% y llevar a cabo un mayor control de las políticas de gasto público.

En el ámbito de la financiación local, el PSOE aboga por permitir que los ayuntamientos destinen parte del superávit que logren a financiar escuelas, fomentar el empleo y la construcción o rehabilitar viviendas.

Mercado Laboral

En el plano del mercado de trabajo, los socialistas apuestan por reforzar la inspección para revisar el uso fraudulento de los contratos a tiempo parcial o los falsos autónomos, por revisar las causas del despido objetivo (como piden los sindicatos), derogar los aspectos más lesivos de la reforma laboral de 2012 ampliando la vigencia de los convenios colectivos, o impulsar un nuevo Estatuto del Trabajador y se regulará la figura del becario.

Además, más allá de asegurar la actualización anual de las pensiones con el coste de la vida, Sánchez asevera que abolirá con el factor de sostenibilidad y el índice de revalorización que impulsó el PP, acabará con el cálculo discriminatorio de la pensión para empleadas a tiempo parcial (que tumbó el TJUE), buscará nuevas fuentes de financiación para asegurar el pago de las pensiones y permitirá a los autónomos cotizar por sus ingresos reales.

Medidas sociales y territoriales

El documento también incluye medidas concretas para luchar contra la brecha de género, reducir la desigualdad social, elevar la oferta pública de vivienda en alquiler y limitar el encarecimiento de la privada, incluir la asistencia bucodental en el sistema público, reducir progresivamente el copago sanitario, luchar contra el cambio climático, fomentar la investigación o aprobar un nuevo modelo de financiación territorial.

En este campo resulta llamativo que, mientras que en ocasiones anteriores el PSOE pasó de puntillas por el asunto del independentismo catalán, del que requería su apoyo o abstención para lograr la investidura, esta vez Sánchez ha subrayado este punto prometiendo diálogo, pero siempre dentro del marco constitucional, lo que excluye un referéndum de autodeterminación.

Garantías para Podemos

"Los primeros elementos que llegan de ese documento no suenan mal, suenan bien", ha declarado Iglesias a TVE antes de la presentación del documento que asevera estudiará con atención. Sin embargo, el líder de Unidas Podemos sostiene que el PSOE ya ha prometido medidas sociales antes que luego no ha puesto en marcha, por lo que reclama presencia en el nuevo Consejo de Ministros para asegurase de su cumplimiento.

En este sentido, Sánchez promete una oficina de control del cumplimiento del acuerdo social que ofrece a Podemos, organismo que dependería del Ministerio de Hacienda, así como la creación de comisiones parlamentarias para verificar y actualizar su cumplimiento y crear un mecanismo reforzado de garantía en el que participe la sociedad civil.

Además, el líder socialista promete a Podemos un acuerdo de gobernanza que deje en manos de miembros de la formación morada el control de instituciones de poder independientes del Consejo de Ministros que garanticen que sus votos a favor de la presidencia de Sánchez no serán gratis.

Sánchez ha evitado concretar a qué instituciones hace referencia hasta presentarle la propuesta a Podemos, si bien esta última fuerza reclamó durante la negociación de julio el control de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef). A su vez, el documento del PSOE cita otros organismos independientes para los que busca la renovación de sus cúpulas con consenso parlamentario, que incluyen la Radiotelevisión Española, el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), el Defensor del Pueblo, o la Presidencia del Consejo de Transparencia, algunas de las cuáles podrían acabar siendo ofrecidas a Podemos.

A negociar desde el jueves

El PSOE, por su parte, descarta esta vía tras el fracaso en la negociación de julio, cuando puso sobre la mesa una vicepresidencia social y los ministerios de Sanidad, Vivienda e Igualdad que Podemos rechazó por insuficientes. Los socialistas, eso sí, se muestran dispuestos a firmar los compromisos alcanzados y a incluir mecanismos de fiscalización de su cumplimiento. Iglesias, por su parte, insiste en que aceptaría dicha oferta si se le suma la gestión de las políticas activas de empleo.

Sánchez tiene hasta el 23 de septiembre para sacar adelante su investidura, de lo contrario se disolverán las Cortes y se celebrarán elecciones anticipadas, previsiblemente el 10 de noviembre. Para evitarlo, el candidato presentará su programa a los líderes de PNV y el partido regionalista cántabro este miércoles y posteriormente, en principio la próxima semana, al resto de grandes grupos, incluyendo a Podemos. Los contactos entre el PSOE y la formación morada se iniciarán esta misma semana, sin embargo, mediante encuentros de carácter técnico entre sus negociadores. Será este jueves, ha concretado Sánchez. 

La reacción empresarial

El Círculo de Empresarios emitió un comunicado este martes denunciando la falta de novedades del texto socialista y aseverando que “no tiene en cuenta ni la situación de la economía española, ni la coyuntura internacional”. Los empresarios critican con especial dureza que el PSOE proponga incrementar el gasto en pensiones, sanidad y educación fiando su financiación a nuevos impuestos verdes, digitales y financieros que consideran “insuficientes” además de “inadecuados para el crecimiento”.

El sector del motor. Ante las protestas del sector de la automoción, el PSOE suavizó ayer una de las medidas del plan eliminando de este su idea de prohibir la venta de coches diésel a partir del año 2040.

Normas