Distribución

Las redes sociales chinas acusan a Zara de apoyar las protestas en Hong Kong

La firma ha publicado que está a favor del estatus "un país, dos sistemas"

Tienda de Zara en Shanghai (China)
Tienda de Zara en Shanghai (China)

La presión china sobre las empresas extranjeras en Hong Kong ha salpicado a Zara. La principal marca del grupo Inditex se ha visto obligada a publicar en la red social Weibo que no apoya las huelgas convocadas en Hong Kong y que está a favor del estatus de "un país, dos sistemas" mediante el que la excolonia está bajo control chino. La firma había sido señalada por el diario hongkonés Ming Pao (cercano al Partido Comunista) por el cierre de varios establecimientos en Hong Kong durante la jornada de huelga, y las amenazas de boicot se han propagado por redes sociales y medios chinos.

El diario estatal Global Times ha publicado, de hecho, que Zara "afronta un boicot en China por las sospechas de su apoyo a la huelga". Según la agencia Bloomberg, la empresa ha confirmado que todos sus establecimientos en la isla de Hong Kong estaban cerrados ayer, excepto uno. Los sindicatos habían convocado para el lunes una huelga general en apoyo a las movilizaciones a favor de la democracia, "Los usuarios de las redes sociales chinas sospechan que Zara ha cerrado para apoyar la huelga", aseguraba el diario.

De acuerdo con Reuters, Zara ha sido tendencia en la red social Weibo durante el martes, y el hashtag "zara statement" (comunicado de Zara) ha sido visto por 170 millones de usuarios.  Zara, en todo caso, no ha aclarado el motivo de los cierres, si bien es habitual que los comercios no abran sus puertas durante la jornada de protesta. El lunes miles de estudiantes de la excolonia boicotearon las clases y se manifestaron pacíficamente pidiendo democracia, después de un fin de semana en el que registraron algunos de los choques más violentos en tres meses de protestas.

La española es la última firma atrapada en el conflicto de la excolonia británica, convertido en un desafío cada vez más abierto al control de Pekín sobre la ciudad. Las autoridades chinas han sido extremadamente tajantes con las empresas occidentales sobre cualquier vinculación con las protestas, aprovechando la gran dependencia de estas del mercado chino.

La aerolínea Cathay Pacific se vio duramente castigada por Pekín por la participación de empleados en las protestas: el consejero delegado terminó por dimitir. También se han sucedido los rumores en China sobre otras firmas como HSBC.

Zara tiene 600 tiendas y 13.000 empleados entre China y Hong Kong, y obtiene en Asia un resultado de 542 millones de euros, según las cuentas de 2018.

Normas