El lío de la formación para autónomos

Aunque las cotizaciones recogen un porcentaje de formación para el colectivo, lo cierto es que en la práctica no es aplicable por diversas circunstancias.

formación autónomos

Desde enero de este año, los autónomos pagan más en sus cotizaciones a la Seguridad Social. Dentro de las partidas que la componen, encontramos una parte destinada a formación. Concretamente el 0,1% de la cuota. Estos cambios, sin embargo, no satisfacen a los trabajadores por cuenta propia, pues todavía hay cuestiones en el aire con respecto a cómo aprovechar esta partida.

La norma establece que un porcentaje del total que destina el autónomo en su cuota a las prestaciones de formación y cese de actividad deberá ir a las siguientes cuestiones:

  • medidas de formación para este tipo de profesionales
  • orientación profesional
  • promoción de la actividad emprendedora

El problema viene con la aplicación y acceso real de estos profesionales a dicha formación. Y también con la pérdida de ciertas partidas de dinero, que algunas asociaciones de autónomos ya han denunciado.

En primer lugar, en Territorio Pyme ya explicamos el problema del acceso a formación. Aunque el autónomo destine ese porcentaje anteriormente detallado, lo cierto es que no existe un desarrollo reglamentario, lo que impide acceder en la práctica al mismo. Pero esto es sólo el principio.

Tenemos por otro lado el caso de los autónomos que se dan de alta y acogen a la tarifa plana. En estos casos de cotización reducida, no existe obligatoriedad de acogerse a cese de actividad y formación. Es por eso que desde ATA, en su manifiesto de medidas para el año 2019, solicita la separación de ambas cotizaciones, de manera que el nuevo autónomo pueda elegir por separado entre cese de actividad y formación.

Un 0,1% que ya existía

En este mismo manifiesto la Asociación de Trabajadores Autónomos recuerda que la Ley ya recogía un porcentaje que iba destinado a las Comunidades Autónomas. ¿Qué ha ocurrido con ese dinero en los últimos siete años? Las Comunidades no tienen referencias de esas cantidades, según denuncia ATA en su manifiesto. Es por eso que iden la gestión de ese porcentaje desde SEPE o Fundae, y que posteriomente pase a las Comunidades. En definitiva, que se de un uso real a la formación en autónomos. Algo que se lograría si se separaran, en primer lugar, las cotizaciones de cese y formación. Y, en segundo lugar, facilitar un sistema real de acceso a nuevos cursos y aprendizajes para estos profesionales.

Normas