La maniobra de Johnson lleva la crisis del Brexit a un punto crítico

Suspender el Parlamento puede ser ir un paso demasiado lejos

El primer ministro británico, Boris Johnson, y el presidente de la Cámara de los Comunes, John Bercow, el pasado 25 de julio.
El primer ministro británico, Boris Johnson, y el presidente de la Cámara de los Comunes, John Bercow, el pasado 25 de julio. AFP

Boris Johnson está llevando la crisis del Brexit a un punto crítico. El primer ministro británico anunció ayer planes para suspender el Parlamento durante más de cuatro semanas, hasta el 14 de octubre, lo que dificulta la vida de los legisladores que quieren frustrar sus planes de abandonar la Unión Europea a finales de ese mes. Eso obligará a aquellos que quieran evitar un caótico Brexit sin acuerdo a moverse rápidamente... y hace más probables unas elecciones.

En una carta a los parlamentarios, Johnson insistió en que el propósito de la suspensión era permitir que su Gobierno propusiera nuevas leyes. Pero John Bercow, presidente de la Cámara Baja, lo declaró un “ultraje constitucional”, al igual que Philip Hammond, exministro de Finanzas de Gran Bretaña.

Si Johnson se sale con la suya, el Parlamento se quedará al margen hasta poco antes de la cumbre de líderes de la UE programada para el 17 de octubre. Cualquier acuerdo renegociado para salir de la UE podría entonces ser presentado a los legisladores británicos como la única alternativa a un caótico Brexit sin acuerdo menos de dos semanas después. Para entonces será probablemente demasiado tarde para encontrar otra forma de evitar que Gran Bretaña se desmorone.

Los oponentes de la estrategia para el Brexit de Johnson tendrán que actuar con rapidez. Tendrán poco más de una semana para detenerlo después de que el parlamento se vuelva a reunir el 3 de septiembre: Forzar al primer ministro a buscar una extensión del Brexit, o aprobar una moción de no confianza en su Gobierno.

Puede que Johnson esté apostando a que los rebeldes de su Partido Conservador no lo derribarán mientras exista la posibilidad de un Brexit con acuerdo revisado. Alternativamente, puede que espere que un enfrentamiento con el Parlamento desencadene unas elecciones, la que el exalcalde de Londres insiste en decir que no quiere.

Más de tres años después de que Gran Bretaña votara por una estrecha mayoría a favor de abandonar la UE, todavía no está claro cómo se marchará, o si lo hará en absoluto. La maniobra para el Brexit de Johnson es el último intento de reducir la gama de opciones. Sin embargo, la suspensión del Parlamento puede ser ir un paso demasiado lejos, incluso para la gente que votó a favor de “recuperar el control”.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas