El PIB alemán se contrae el 0,1% y frena el crecimiento de la zona euro

El mercado espera que el Gobierno alemán adopte estímulos fiscales

pib alemania
Línea de montaje de Opel en Ruesselsheim, Alemania.

La preocupación por la cada vez más patente debilidad económica global continúa en aumento ante las nuevas señales de alerta procedentes de Europa y China. La guerra comercial pasa factura y la producción industrial del gigante asiático subió en julio al menor ritmo desde 2002, mientras que sus ventas minoristas también decepcionaron. Además, la potente maquinaria exportadora de Alemania sufre las consecuencias del conflicto y durante el segundo trimestre de 2019, su PIB se redujo un 0,1% respecto a los tres meses anteriores. En términos interanuales, su economía creció un 0,4%.

El PIB alemán se contrae el 0,1% y frena el crecimiento de la zona euro

Según ha indicado hoy la Oficina Federal de Estadística de Alemania, el golpe del frenazo en las exportaciones pudo haber sido todavía mayor de no ser por el efecto estabilizador que han jugado el crecimiento de la demanda interna y del gasto público. “El dato de PIB de hoy marca el final de una década de oro para la economía alemana”, afirman los expertos de ING. Desde el final de la recesión de 2008, Alemania ha crecido a un ritmo medio del 0,5% respecto al trimestre anterior en cada uno de ellos, consiguiendo que la actividad se expandiera en 35 de los últimos 40 trimestres. “Finalmente, los conflictos comerciales, la incertidumbre global y un débil sector del automóvil han conseguido poner de rodillas a la economía de Alemania”, sentencian desde ING.

Los ojos del mercado se posan ahora sobre el Gobierno alemán a la espera de ver cómo reacciona y si termina optando por adoptar una política fiscal más expansiva. “Estamos inmersos en una fase de debilidad económica, pero no hemos entrado todavía en recesión, podemos evitarlo si tomamos las medidas adecuadas”, decía ayer Peter Altmaier, ministro de Economía alemán. El pasado martes, antes de que se conociera el dato de PIB, la canciller Angela Merkel desmentía que existiera la necesidad de crear un paquete de estímulos, pero sí que reconoció que Alemania se dirige hacia una “fase complicada” y que actuarán “dependiendo de la situación”, abriendo así la puerta a esa expansión fiscal.

Las perspectivas de cara al futuro no son halagüeñas, el Brexit duro se perfila como una opción cada vez más real y la amenaza de aranceles del 25% por parte de Estados Unidos sobre los vehículos producidos en Europa sigue pendiendo sobre el sector automovilístico, vital para Alemania.

La debilidad se contagia

Con su locomotora perdiendo impulso, no es de extrañar que la astenia se propague al crecimiento de la zona euro y de la Unión en su conjunto. En el segundo trimestre, Eurostat ha anunciado hoy un crecimiento en la zona euro del 0,2% respecto a los tres primeros meses del año. En términos interanuales, el PIB sube un 1,1% para la eurozona y un 1,3% en el caso del club de los 28.

“España sigue siendo la estrella entre las cuatro grandes economías a pesar de que ha crecido un 0,5%, su ritmo más lento en cinco años, supera al 0,2% de Francia y a la plana evolución italiana”, apuntan los analistas de HSBC.  

Caen las ventas de la industria española

La cifra de negocios de la industria en España bajó un 0,7% corregidos los efectos calendario y estacionalidad el pasado mes de junio respecto al mismo mes de 2018. En términos mensuales, la facturación de la industria cayó un 0,5% frente al retroceso del 0,3% de mayo.

Los pedidos, por el contrario, avanzaron un 0,9% interanual. Mensualmente hablando, en junio aumentaron un 1% en contraste con la caída del 9% que experimentaron el mes anterior

Normas