Trump retrasa la aplicación de los nuevos aranceles a China

Las tarifas sobre ordenadores o móviles no subirán hasta el 15 de diciembre mientras que otros artículos quedan exentos

guerra comercial aranceles pulsa en la foto

Trump ha dado marcha atrás y 12 días después de que anunciara que aplicaría un nuevo arancel del 10% sobre importaciones de productos chinos por valor de 300.000 millones de dólares (270.500 millones de euros) a partir del próximo 1 de septiembre, ha anunciado que retrasa su entrada en vigor para ciertos productos, como ordenadores, móviles o juguetes, mientras que otros artículos se librarán de las tarifas. La noticia ha sido recibida con entusiasmo por los mercados: Wall Street, que había abierto con una caída del 0,1%, se anota un 1,7%. En Europa, las Bolsas se han teñido también de verde y el Ibex ha llegado a sumar un 0,7%.

Con esta decisión, la lista de artículos afectados queda dividida en tres grupos. Para una parte de ellos, el nuevo arancel comenzará aplicarse el 1 de septiembre, como estaba previsto, mientras que EE UU retrasará la entrada en vigor de estas tarifas hasta el 15 de diciembre para un segundo conjunto de artículos, formado por teléfonos móviles, videoconsolas, juguetes, ordenadores así como ropa y calzado. Por último, ciertos productos serán eliminados de la lista inicial y quedarán libres de aranceles por "razones de riqueza, salud y seguridad nacional, entre otras cuestiones", ha informado la Oficina del Representante de Comercio Exterior de Estados Unidos (USTR, por sus siglas en inglés), Robert Lighthizer.

Trump ha explicado que las "compras navideñas" han sido un factor determinante para posponer la aplicación de los aranceles en un intento de evitar las repercusiones negativas que estos aranceles tendrían sobre los consumidores.

No obstante, la decisión se ha tomado después de la conversación telefónica mantenida este martes por el viceprimer ministro chino, Liu He, con Lighthizer y el secretario del Tesoro de EE UU, Steven Mnuchin. Los tres han fijado una nueva negociación por teléfono para dentro de dos semanas. 

Este arancel del 10% fue anunciado por Donald Trump, el pasado 1 de agosto a través de su cuenta de Twitter. El presidente de EE UU informó que no afectaría a aquellas importaciones chinas por valor de 250.000 millones de dólares a las que ya se les aplicaba una tarifa del 25%. 

No obstante, Trump aseguró que este movimiento no era una amenaza hacia China. De hecho, subrayó que esperaba "continuar" el "diálogo positivo con China sobre un acuerdo comercial integral" y sentía que "el futuro los dos países será muy brillante".

Normas