Divisas

La libra se juega la paridad con el euro en la cuenta atrás para el Brexit

Goldman sigue confiando en una salida pactada de la UE y empieza a ver atractiva la compra de la divisa británica

Libra pulsa en la foto

La amenaza de una guerra de divisas que se desató la semana pasada –a raiz de la devaluación china del yuan y la posterior acusación de manipulación por parte de Trump– ha coincidido con un derrumbe aún más acelerado de la libra. Y la idea de su paridad con el euro, y por qué no también con el dólar, ha empezado a colarse en las mesas de negociación de un mercado cada vez más convulso.

La divisa británica se ha debilitado sin remedio desde el referéndum de 2016 en que Reino Unido votó a favor de su salida de la UE. Y la reciente llegada al poder de Boris Jonhson, con su promesa de un Brexit con o sin acuerdo el próximo 31 de octubre, ha agravado la caída.

La libra se cambia estos días en los 1,08 euros, muy cerca de igualar su nivel al de la divisa europea y de los mínimos registrados en diciembre de 2008, en plena crisis, en los 1,025 euros. Respecto al dólar, se ha derrumbado a los 1,20 dólares, en niveles que no se recuerdan desde 1985. Ante la llegada de Johnson a Downing Street, y sin que haya habido ningún acercamiento de posturas con Bruselas, el mercado descuenta que Gran Bretaña abandonará la UE a las bravas el 31 de octubre, con el fuerte e imprevisible impacto económico que ello significa.

El Brexit ya ha provocado en el segundo trimestre la primera caída del PIB británico en siete años, del 0,2%. Sin embargo, los expertos también advierten que el castigo para la libra ha sido excesivo y que no hay que desestimar la posibilidad de una salida pactada, incluso a pesar de la dureza del discurso de Johnson.

Citi advierte que los estímulos del BCE servirán de contrapeso a la libra en su depreciación con el euro y no prevé la paridad

“Seguimos pensando que el principal escenario es un Brexit ordenado a final de año, aunque hemos elevado modestamente la posibilidad de un Brexit duro”, señala Goldman Sachs en un reciente informe. La firma afirma incluso que la relación rentabilidad-riesgo de tomar una posición larga en libras empieza a ser “cada vez más atractiva”, vista la prima negativa con la que cotiza la divisa a causa del Brexit, y que Goldman calcula del 6% con el dólar y del 2% con el euro. Prevé que la libra pueda llegar a depreciarse a entre 1,10 y 1,15 dólares y a entre 0,95 y 1 unidades por euro ante un Brexit duro. Pero en caso de acuerdo, se apreciaría a los 1,30 dólares y más allá de las 0,85 unidades por euro.

“El Brexit duro está ya muy en precio y la debilidad del euro que se espera de las medidas del BCE hará de contrapeso frente a la caída de la libra”, señala Francisco de Haro, analista de divisas de Citi, que no prevé que llegue a producirse la paridad entre ambas monedas. El experto reconoce que, aun descontando un Brexit duro, parte del mercado está ya pensando en el día después, en cuándo volver a invertir en una economía robusta como la británica.

En DWS auguran que la libra podría sufrir todavía más en las próximas semanas pero confían en que, pese a las dificultades, haya una salida pactada de la UE. “El riesgo de un Brexit sin acuerdo probablemente alcanzó máximos en primavera. Y a diferencia de lo que sucedía entonces, ahora sabemos con seguridad que el Parlamento cuenta con los medios y la voluntad para frenar un Brexit duro”, explica el banco.

Boris Johnson sigue mostrando su firmeza estos días y crece la hipótesis de que convocará elecciones con las que sortear una probable moción de censura en septiembre. Sin embargo, como advierten desde Bank Degroof Petercam, “dirigirse al electorado sin llegar a un compromiso sobre el Brexit representaría un riesgo considerable”.

Las citas clave para Johnson

3 de septiembre. El Parlamento británico retomará su actividad y hasta entonces, según señalan en DWS, el primer ministro británico planteará “diversos escenarios más o menos plausibles sobre cómo podría lograr que el país abandone la UE aun sin la aprobación del Parlamento”.

29 de septiembre al 2 de octubre. Se celebra en esos días la convención del Partido Conservador, que “será sin duda decisiva para determinar lo que sucederá a continuación”, según apuntan desde Bank Degroof Petercam. La convocatoria de elecciones generales si hay una moción de censura contra Johnson en septiembre es una hipótesis que gana fuerza estos días.

17 y 18 de octubre. La UE celebra una cumbre en la que será previsiblemente la última ocasión para alcanzar un acuerdo antes de la fecha prevista para que se materialice el Brexit, el 31 de octubre de 2019.

Normas