Infraestructuras

Ferrovial sale al rescate de su filial británica con 710 millones en deuda eterna

Deloitte avisa de que la dependencia de Amey de su matriz es un riesgo en una eventual venta

Rafael del Pino, en una junta de accionistas de Ferrovial.
Rafael del Pino, en una junta de accionistas de Ferrovial.

En pleno proceso de venta de su filial de servicios, Ferrovial ha puesto orden en sus negocios en Reino Unido. Las cuentas de Amey, que acaba de depositar sus cuentas en el registro mercantil británico, revelan que la filial ha logrado mantener su patrimonio neto en positivo, gracias a préstamos de empresas del grupo computables como capital por un total de 661 millones de libras (unos 710 millones de euros al cambio actual).

La situación de la filial británica de Ferrovial está bajo control y, de hecho, el objetivo es venderla junto con el resto de la división de servicios del grupo. Un litigio con el Ayuntamiento de Birmingham ha sido su gran problema. Tras años de controversias sobre un contrato para el mantenimiento de carreteras de esta ciudad, a finales del pasado junio Amey llegó a un pacto para realizar un pago de unos 215 millones de libras (230 millones de euros) por parte de la empresa al municipio y eliminar así el conflicto de una vez y para siempre.

FERROVIAL 25,78 1,18%

El auditor, Deloitte, señala la situación de extrema vinculación de Amey con Ferrovial y advierte de que su eventual venta es un riesgo para la continuidad de sus negocios. “Es dependiente de los préstamos del grupo, cuya matriz última es Ferrovial (...) que podrían ser eliminados en caso de un cambio de control”, afirma.

La filial perdió el año pasado 706,5 millones de libras (unos 760 millones de euros) en gran parte por las provisiones que se ha visto obligada a realizar ante las contrariedades surgidas en Birmingham. Esto supone multiplicar por cinco los números rojos de 137 millones de libras (147 millones de euros) registrados en 2017.

La empresa confía en que el proceso llegue a buen puerto

Dependencia. La filial reconoce su situación de dependencia, si bien matiza que, “en la circunstancia de una venta por parte del grupo por parte del actual accionista [Ferrovial], lo esperable sería que la deuda se gestionara de una manera apropiada como parte del proceso de venta”. A finales del pasado febrero, Ferrovial decidió provisionar 774 millones por Amey, lo que llevó a pérdidas de 448 millones de euros su resultado en 2018. Una vez solventado el problema en Birmingham, la compañía prevé cerrar la venta de sus negocios de servicios en 2020. Fuentes financieras señalan que entre los interesados están los gigantes del capital riesgo Apax, Apollo, Brookfield y Platinum.

Una vez cerrado el ejercicio, Ferrovial ha salido al rescate de su filial para evitar que registre fondos propios negativos a través de dos operaciones con empresas del grupo. Hace poco más de un mes, el 8 de julio, transformó en deuda perpetua sin intereses un crédito de 200 millones de libras (215 millones de euros) que Amey debía a una filial, y unas semanas más tarde, el 30 de julio, otra sociedad del grupo, Enterprise, le concedió otro préstamo de este tipo por 461 millones de libras (495 millones de euros). La británica ha computado ambas cuantías en el epígrafe “otros instrumentos de capital”. Estas transacciones han supuesto que el balance, si se hubieran ejecutado esas operaciones antes del 31 de diciembre de 2018, se viera reforzado con 661 millones de libras (709 millones de euros) en fondos propios.

La empresa detalla que, sin las operaciones, su patrimonio neto hubiera sido de -470 millones de libras (504 millones de euros), debido a que las pérdidas se hubieran comido los 175,6 millones de libras (188 millones de euros) con los que contaba de colchón de a inicios del año. El director financiero del grupo, Ernesto López Mozo, afirmó a finales de julio, en la presentación a analistas de las cuentas del primer semestre, que las ofertas por la filial llegarán en las próximas semanas, si bien anticipó que el traspaso de la parte británica “llevará un poco más de tiempo”.

Normas