Política

Sánchez dice que los españoles no quieren elecciones y admite que no se fía de Podemos

Vuelve a reclamar la abstención de PP y de Ciudadanos y les ha acusado de bloquear la única opción de gobierno posible

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Palacio de la Moncloa.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Palacio de la Moncloa. EL PAÍS

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha afirmado este miércoles que él coincide con el Rey en la percepción de que los españoles no quieren una repetición electoral, y ha asegurado que él trabajará para conseguir formar gobierno, aunque ha reconocido que, tras las negociaciones fallidas con Unidas Podemos, entre éstos y el PSOE hay una "desconfianza" que es "recíproca".  

Aún así, Sánchez, ha asegurado que no tira la toalla y seguirá explorando "otras fórmulas" para entenderse con Unidas Podemos y conseguir los apoyos necesarios a su investidura.

Así lo ha afirmado en una breve comparecencia tras reunirse con Felipe VI en el Palacio de Marivent, en Palma de Mallorca. Han sido las primeras palabras de Sánchez desde que el jefe de Estado manifestó públicamente que lo mejor sería encontrar una solución antes de que se tengan que convocar elecciones. A juicio del líder socialista, el Rey expresó "con mucho acierto" lo que quieren la gran mayoría de españoles.

Sánchez ha incidido en su empeño en formar "un gobierno progresista que no dependa del independentismo", para lo cual ha reclamado la abstención de PP y de Ciudadanos y les ha acusado de bloquear la única opción de gobierno posible "por un interés absolutamente partidario, que nada tiene que ver con el interés general".

Por otra parte, los líderes de patronal y sindicatos transmitirán mañana en su reunión con el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, la preocupación por la prolongada situación de bloqueo político que vive España y que impide avanzar y tomar medidas necesarias para la economía.

Dentro de la ronda de contactos que Sánchez mantiene estas semanas con distintos colectivos de la sociedad civil, mañana es el turno de los secretarios generales de UGT, Pepe Alvarez, y de CCOO, Unai Sordo, con los que se reúne a las 11.30 horas; y de los presidentes de CEOE, Antonio Garamendi, y de Cepyme, Gerardo Cuerva, a los que recibirá a las 13 horas en La Moncloa.

Todas las partes se sientan dispuestas a escuchar a Pedro Sánchez, con el que no se han reunido desde la celebración de las pasadas elecciones, y a trasladarle un primer mensaje similar: la preocupación por la prolongada situación de bloqueo político que sufre España.

"Llevamos con cierta inestabilidad casi cuatro años", ha insistido esta semana en la COPE el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi. "Son casi cuatro años en los que no hemos podido tener un Gobierno con un programa claro y respaldado por la mayoría del Congreso. Ésta es una situación que no se puede mantener durante más tiempo", coincidía en RNE el secretario general de UGT, Pepe Alvarez.

A partir de ahí, con sus diferencias en la que consideran la mejor fórmula para salir del bloqueo, recordarán a Sánchez las medidas más urgentes que precisa la economía y la sociedad española. Desde los sindicatos insisten en que la prioridad es poner en marcha un programa de Gobierno de izquierdas, independientemente de con qué fórmula se configure, y evitar unas nuevas elecciones.

El secretario general de CCOO, Unai Sordo, también ha advertido de los riesgos de ir a nuevos comicios y frustrar la posibilidad de tener un Gobierno de izquierdas.

Desde la patronal, mantuvieron tras las elecciones que la opción que da la suma más clara es la de centro-derecha o centro izquierda, es decir entre PSOE y Ciudadanos, y que, si no hay capacidad para lograr otro tipo de acuerdos o sumar abstenciones que den estabilidad, tocaría ir de nuevo a elecciones.

El líder de la CEOE trasladará a Sánchez la necesidad de tener "sentido de Estado" y de hablar de lo que "de verdad importa" en un contexto económico de inestabilidad internacional que puede pasar factura a España. Por ello, le recordará la importancia de avanzar en la senda de consolidación fiscal y del rigor presupuestario necesario ante la situación de déficit español.

Desde los sindicatos, según han señalado a Efe fuentes de UGT y CCOO, insistirán en la necesidad de derogar la reforma laboral, de seguir avanzando en temas de igualdad o de trabajar en aras de un nuevo modelo productivo que frene la precariedad laboral.

También recordarán la urgencia de algunas medidas que pueden quedarse en el aire de cara a 2020 con un Gobierno en funciones: la subida de las pensiones más allá del 0,25 % que fija la ley o el incremento del salario mínimo interprofesional (SMI). Tras la reunión con patronal y sindicatos, Sánchez se verá por la tarde con las principales asociaciones de trabajadores autónomos ATA, UATAE y UPTA. El objetivo de estas reuniones es "actualizar" el programa de gobierno "progresista y de izquierdas".

Normas