Financiación

CVC y los March renegocian el crédito de 1.950 millones con el que entraron en Naturgy

El vencimiento se alarga un año, a mayo de 2024, y se reduce el importe

CVC y los March renegocian
el crédito de 1.950 millones
con el que entraron en Naturgy pulsa en la foto

No solo los 70.000 pequeños accionistas de Naturgy pueden estar satisfechos con su inversión. También el gigante del capital riesgo británico CVC y Corporación Financiera Alba, el brazo inversor de los March, y, de rebote, los bancos que les financiaron la compra a Repsol del 20,07% de la empresa gasista en febrero del año pasado. El préstamo, firmado inicialmente por 1.950 millones de euros y fecha de devolución en julio de 2023, se ha reducido hasta los 1.830 millones y se ha ampliado su vencimiento a mayo de 2014. Se mantiene además una línea de crédito de libre disposición, según fuentes financieras.

La remodelación del contrato de financiación, efectuada a finales del pasado junio, no ha incluido cambios significativos en el precio, que se sitúa en diferenciales entre los 250 y los 300 puntos básicos. Estos intereses son un maná en comparación con lo que pagan otras empresas. El 26 de julio, Repsol colocó bonos a ocho años con una rentabilidad en el entorno del 0,3%.

Los bancos que más partido sacan de este macrocrédito son CaixaBank, que retiene un 20%, equivalente a 366 millones de euros del nuevo importe, Santander (12,3%), Société Générale (10,3%) y Crédit Agricole (7,1%). Estas cuatro entidades lideraron el préstamo, junto con Natixis, si bien esta última decidió reducir su exposición hasta el entorno del 2,7% del total, según fuentes conocedoras de la estructura del préstamo. En él participan en total más de 20 bancos; entre ellos, destaca la presencia de Abanca, con un 6,9%, Bankia (6,9%) y Unicredit (5,1%). También aparecen otros bancos españoles, aunque con importes más reducidos: Unicaja, Liberbank, Bankinter, Sabadell, Arquia y Banco Cooperativo.

El importe de la compra, por un total de 200,1 millones de acciones de Naturgy, ascendió a unos 3.800 millones, a razón de 19 euros por cada acción del grupo. Es decir, se financió exactamente la mitad del importe empleado en la adquisición. El préstamo principal se ha reducido un 6%, si bien los bancos mantienen la línea de crédito de libre disposición por un máximo de 80 millones. La fecha en la que expira esta facilidad se mantiene en mayo de 2021.

La firma a través de la que unieron fuerzas los March y CVC se denomina Rioja Bidco, de la que, a su vez, pende una sociedad instrumental, Rioja Acquisition, que es la que tiene la deuda en balance. En esta entidad conjunta, el brazo inversor de la familia March participa con más de una cuarta parte, y esto le otorga una participación indirecta en Naturgy del 5,24%, al que se suma el 0,11% que controla directamente en la compañía que preside Francisco Reynés. La participación de ambos accionistas se sitúa actualmente en el 20,4% del capital, después de que el pasado 25 de julio la empresa de energía destruyera 16,5 millones de sus acciones, después de haber completado una recompra de títulos propios valorada en 400 millones de euros.

Plusvalías

La evolución de Naturgy en Bolsa, cuyas acciones suben un 23,6% desde el precio al que entraron CVC y Corporación Financiera Alba, implica que estos inversores amasan unas plusvalías latentes de unos 900 millones de euros en conjunto. Se benefician del buen momento en que adquirieron las acciones, que también sirven de garantía del crédito.

Otro gran accionista de Naturgy, el fondo especializado en infraestructuras Global Infrastructure Partners (GIP) también renegoció a comienzos de año el crédito con el que entró en la compañía, como publicó CincoDías el pasado 9 de enero. GIP pagó en octubre de 2016 el mismo precio que CVC y Corporación Financiera Alba: alrededor de 3.800 millones euros por el 20%, equivalente a unos 19 euros por acción. Repsol y Criteria fueron los vendedores de este porcentaje, a razón de un 10% cada uno. Con todo, Criteria se mantiene como el máximo accionista de Naturgy, con el 25,9% de los derechos de voto. El gigante estadounidense de la inversión en infraestructuras firmó en principio un crédito por 1.300 millones con un vencimiento a cinco años. Hace ocho meses amplió ese plazo de tal manera que debe devolverse en 2023 frente a 2021, el año previsto en el contrato original.

Este inversor, que gestiona activos por unos 51.000 millones de dólares (unos 46.000 millones de euros) sacó partido de la escalada de Naturgy, cuyos títulos también sirven de prenda del préstamo. La cuantía acordada por este hace cerca de tres años se amplió un 23%, hasta el entorno de los 1.600 millones de euros.

Esos 300 millones adicionales quedaron libres para ser utilizados por GIP, según las fuentes consultadas. En el crédito concedido al fondo también fueron líderes Santander y CaixaBank, si bien, como es habitual, distribuyeron parte de él entre otras entidades.

Dividendos de 455 millones

Retribución. CVC y Corporación Financiera Alba, además de las plusvalías latentes por la subida de la compañía en Bolsa, se han embolsado unos 455 millones de euros en dividendos, con 2,264 euros por cada acción. Con cargo a los resultados de este ejercicio, Naturgy ha prometido un total de 1,37 euros por título, de los que ya abonó 0,29 euros el pasado 31 de julio. En el plan estratégico de la compañía presentado en junio de 2018, el objetivo es elevar el dividendo de manera progresiva. Con cargo al próximo ejercicio, la misión es situarlo en 1,44 euros por acción, para dejarlo en 1,51 en 2021 y subirlo hasta los 1,59 euros en 2022.

Normas