Tecnología

IBM transforma todo su software para que pueda ejecutarse sobre cualquier nube con Red Hat

Tras comprar esta compañía, lanza una ofensiva para frenar el poder de Amazon, Microsoft y Google en el mercado cloud

Ginni Rometty, presidenta de IBM.
Ginni Rometty, presidenta de IBM.

Ofensiva de IBM para plantar cara a Amazon, Microsoft, Google y Alibaba en el negocio de la nube. El gigante azul ha anunciado hoy importantes novedades tras adquirir Red Hat el pasado octubre por 34.000 millones de dólares, la mayor compra de su historia. La compañía explica que ha transformado “todo” su software, tradicional y nuevo, para que pueda ejecutarse sobre cualquier nube, pública o privada, con la plataforma tecnológica de Red Hat OpenShift.

Según destacan los responsables de IBM, con sus nuevas propuestas las empresas podrán construir sus aplicaciones de misión crítica solo una vez y ejecutarlas sobre todas las principales nubes públicas, lo que incluye las nubes de Amazon (AWS), Microsoft Azure, Google Cloud Plaform, Alibaba o la suya propia, IBM Cloud, así como en nubes privadas.

El resultado de toda esta transformación, de calado para IBM, es la creación de cinco soluciones preintegradas, llamadas IBM Cloud Paks. Uno para simplificar y automatizar la extracción de conocimiento de los datos, otro para ayudar a las organizaciones a modernizar, construir, desplegar y ejecutar sus aplicaciones, y otra para ayudar a integrar apps, datos, servicios en la nube y APIs, que permitirá, según IBM, reducir en un 33% los costes de integración. Los otros dos paquetes son para automatización (para ayudar a transformar los procesos de negocio, decisiones y contenidos) y otro para gestión multicloud, para facilitar visibilidad, gestión y automatización de entornos multinube. En este último caso, la compañía asegura que ha ayudado a los clientes a reducir los gastos operativos en el soporte a entornos cloud nativos de gran tamaño en un 75%.

El lanzamiento de estos cinco paquetes es solo el inicio, según explica a CincoDías Enric Delgado, director técnico de IBM Cloud para España. El directivo asegura que “es el principio de más cosas que vendrán. Ha habido un proceso de transformación de todo nuestro software muy importante y profundo, y en los próximos meses aparecerán nuevos pack relacionados, por ejemplo, con blockchain y con el internet de las cosas. El cambio empieza ahora”, afirma.

Todo este software certificado y basado en contenedores (la tecnología que resuelve el problema de la dependencia entre las aplicaciones y el sistema operativo) están diseñadas para “mejorar la visibilidad y control de las diferentes nubes con un panel de control unificado e intuitivo”, defienden desde IBM.

La multinacional presidida por Ginni Rometty también ha hecho otro anuncio relevante: ofrecen un servicio completo de Red Hat OpenShift sobre su nube pública IBM Cloud. Se trata de un servicio totalmente gestionado y flexible que se podrá desplegar con un solo click “con seguridad, cumplimiento normativo y resiliencia automatizada”. Según IBM, este servicio servirá para ayudar a las empresas a realizar la modernización y migración a una infraestructura de nube híbrida.

La compañía también ha desvelado que lleva Red Hat OpenShift a los sistemas empresariales IBM Z y LinuxONE, que de manera conjunta realizan 30.000 millones de transacciones cada día en todo el mundo según los datos facilitados por IBM, y el estreno de un nuevo servicio de consultoría y servicios para Red Hat que será proporcionado por el “mayor equipo de consultores certificados en Red Hat y más de 80.000 especialistas en servicios de aplicaciones para la nube”. El objetivo es ayudar a los clientes a mover, construir y gestionar sus cargas de trabajo a la nube.

IBM ha precisado que todas las soluciones de software y servicios anunciados hoy, que incluyen más de 100 productos del portfolio de software de IBM optimizados ahora para la plataforma OpenShift de Red Hat, estarán disponible a través de la plataforma multicloud híbrida de IBM. Esta plataforma está construida sobre tecnologías de código abierto, incluyendo Red Hat OpenShift (una de las plataformas de Kubernetes para empresas más populares de la industria) y Red Hat Enterprise Linux, la plataforma Linux para empresas.

“IBM está expandiendo su software más allá del centro de proceso de datos para impulsar el movimiento de las cargas de trabajo empresariales hacia la nube. De este modo, reforzaremos nuestra posición de líder en el mercado de la nube híbrida, que ofrece una oportunidad de negocio de más de 1 billón de dólares”, ha señalado Arvind Krishna, vicepresidente senior de Cloud y Software Cognitivo de la compañía.

El directivo defiende que IBM está proporcionando las herramientas que necesitan las empresas para abordar su viaje hacia la nube, basado en estándares abiertos y comunes que pueden extenderse a través de diferentes nubes, aplicaciones y proveedores. Todo ello gracias a Red Hat.

Busca reforzar su posición en el mercado de la nube híbrida, que asegura ofrece una oportunidad de negocio de más de 1 billón de dólares

Jim Whitehurst, vicepresidente senior de IBM y CEO de Red Hat, también ha añadido que todos estos anuncios permitirán hacer realidad la visión de las empresas de poder desarrollar cualquier aplicación, en cualquier lugar y en cualquier momento. “Los clientes podrán crear las apps con la tecnología que elijan y con la flexibilidad de poder desplegarse en el mejor entorno para cada aplicación, tanto si es en un entorno propio o a través de múltiples nubes públicas”, añadió.

La batalla por dominar el negocio de la nube se presenta duro, con una gran competencia. Hasta ahora, IBM ha tenido difícil tomar una posición de liderazgo en este mercado, pero ha reaccionado con las compras de SoftLayer y, sobre todo, con la de Red Hat, y confía en que cambie el escenario. Negocio por delante hay, según la compañía, pues según explica mucha innovación que surgió de la nube era tecnología creada para interactuar con el cliente final. Y, según IBM, este capítulo, "el primero del mercado cloud", representa solo el 20% de las cargas de trabajo globales.

Por tanto, su foco está el 80% restante. Lo que la compañía define como "segundo capítulo del mercado cloud", que se centra en el valor añadido, en las aplicaciones de misión crítica que aún no se han movido apenas a la nube. Habrá que ver ahora cómo reaccionan sus rivales y hasta qué punto le dejan hincar el diente a este suculento mercado. 

Normas