Los domésticos dejarán de subvencionar los peajes de gas de la industria

En una nueva circular, la CNMC plantea una rebaja de las tarifas a los pequeños usuarios, los ciclos combinados y las regasificadoras

José María Marín, presidente de la CNMC.
José María Marín, presidente de la CNMC.

El consejo de administración de la CNMC ha acordado someter a consulta pública la circular que establece la metodología para el cálculo de los peajes de acceso a las redes de transporte y distribución y la regasificación del gas natural, actividades que se explotan en régimen de monopolio natural. Se trata de la última circular de las 14 que ha tramitado desde mayo el organismo que, desde el pasado enero, tiene potestad normativa sobre las actividades reguladas.

Una de las grandes novedades que incluye el texto publicado ayer es que, siguiendo lo establecido en el Reglamento 2017/460, los peajes no podrán incluir subvenciones cruzadas entre unos consumidores y otros, como ocurre actualmente con los españoles, en que los domésticos tienen tarifas más elevadas en favor de la industria.

Según una nota de prensa remitida por el organismo, “se tendrá en cuenta el nivel de consumo para cada servicio prestado. El objetivo es que los consumidores de las mismas características hagan frente a los mismos peajes sin que se produzcan subvenciones cruzadas entre ellos”. De esto podrían derivarse subidas para la industria, especialmente, pymes, y rebajas para los domésticos.

Los peajes del gas, recuerda el organismo, son la contribución que corresponde pagar a los usuarios para cubrir los costes en que incurren las empresas que explotan las regasificadoras y los gasoductos (la red troncal, el transportista, Enagás, y el resto, las distribuidoras, principalmente, Naturgy). Las metodologías de peajes tienen como objetivo “asignar de manera transparente, eficiente y no discriminatoria, dichos costes a los consumidores”.

La propuesta fija peajes distintos para cada uno de los servicios prestados por las distintas instalaciones, “teniendo en cuenta los sometidos a competencia internacional”. De esta manera, se propone que las centrales de ciclo combinado paguen menos peajes, de manera que la reducción se traslade al coste de la generación eléctrica y, de paso, que pueda bajar el precio de la factura de la luz. Se mantienen los peajes de corto plazo, sin que se penalice la formación de precios en el pool. Y, en esta línea, se plantea una reducción de los peajes por el uso de las regasificadoras, que supondrán, según la CNMC, “un incentivo para incrementar su uso y paliar la infrautilización que sufren estas plantas".

La CNMC “anticipa” una rebaja de los peajes en seis años, utiliza promedios de trazo grueso y teniendo en cuenta los recortes a los ingresos de las redes de gas propuestos en las polémicas circulares publicadas el 5 de julio, que están sometidos a audiencia pública y podrían ser menores, como reconoció su presidente, José María Marín.

Así, calcula que, dependiendo del tipo de consumidor, la rebaja podría situarse en un 26%, caso del doméstico, y del 6,7% para un gran industrial. Las pymes experimentarán, por tanto, subidas.

A 30 de junio el número de consumidores de gas ascendía a 7,9 millones, con un aumento interanual de 53.411, de los que un 80% están en el mercado libre y solo un 20%, en el mercado regulado de la tarifa de último recurso (TUR).

 

La ley no permite bajar peajes si hay deuda en el sistema

Aunque la CNMC estima que los consumidores podrán beneficiarse de la bajada de peajes derivada, por un lado, del recorte ya propuesto a las gasísticas reguladas, y, por otro, de una metodología de peajes que acaba con las subvenciones cruzadas entre usuarios, lo cierto es que la Ley de Hidrocarburos no permite rebajar los peajes en tanto persista alguna deuda en el sistema.

En el del gas dicha deuda, derivada de los déficit de tarifa generados en los últimos años, asciende a unos mil millones de euros. No es el caso de la electricidad, en que se distingue entre peajes y cargos, esta diferencia, que figura el RDL/2019 de la CNMC, en el caso del gas, está aún por desarrollar.

Normas