Alcoa oficializa la venta de sus plantas de Avilés y A Coruña al fondo Parter tras presentar garantías de liquidez

El acuerdo permitirá mantener los 700 empleos que dependen de ambas factorías de aluminio

Marc Pereira (izquierda), vicepresidente de Energía de Alcoa, estrecha la mano con Rudiger Terhost (derecha), socio director del fondo Parter.
Marc Pereira (izquierda), vicepresidente de Energía de Alcoa, estrecha la mano con Rudiger Terhost (derecha), socio director del fondo Parter.

Alcoa ha oficializado este miércoles la venta de sus plantas de aluminio en Avilés y A Coruña al fondo suizo Parter, que ha presentado las garantías de liquidez, lo que permitirá mantener los 700 empleos de ambas factorías, por lo menos durante los próximos dos años, que es lo que dura el plan presentado por Parter. "Hemos cumplido nuestro compromiso de garantizar los puestos de trabajo de Alcoa. Este es el comienzo de una nueva etapa", ha dicho la ministra de Industria, Comercio y Turismo en funciones, Reyes Maroto durante el anuncio del acuerdo.

Las garantías de liquidez que pidió el fabricante de aluminio estadounidense fueron de unos 27 millones de euros. Dicha cantidad no se le abonará a Alcoa, sino que quedarán como respaldo. El acuerdo llega en la fecha límite que se había marcado la empresa para cerrar la compra y así evitar el despido de todos sus trabajadores.

"Este es un día de esperanza. España necesita industria y esperamos que este anuncio sirva no solo para mantener los empleos de las dos plantas, sino que también se creen nuevos puestos de trabajo", ha señalado la ministra. Por su parte, Juan Carlos López, del comité de empresa de la planta de A Coruña, ha dicho que este acuerdo les permite "tener un horizonte de como mínimo dos años para posicionar la planta a futuro".

A pesar de la satisfacción por haber podido concretar la continuidad de ambas fábricas, desde sindicatos han avisado que seguirán exigiendo al ministerio "que cumpla sus promesas" para las industrias electrointensivas. "Pedimos tener unos costes eléctricos razonables, que por lo menos sean comparables a los de Francia o Alemania", han dicho los representantes de los trabajadores.

Este anuncio pone fin a más de nueve meses de incertidumbre para los empleados de ambas plantas, que en un principio negociaron con Alcoa, para evitar el cierre, y con potenciales compradores después. En un principio, se especuló con que sería el fondo Quantum Capital el que se haría con las plantas, pero al final la empresa estadounidense eligió la oferta de Parter.

Alcoa había anunciado el 17 de octubre del año pasado el cierre definitivo de estas dos fábricas  alegando una "improductividad" por los problemas como una "menor capacidad de producción, una tecnología menos eficiente y elevados costes fijos", además de un elevado precio de las materias primas y de la energía.

Normas