Meliá gana un 25% menos por el impacto de las plusvalías por revalorizaciones en 2018

El consejero delegado señaló que el entorno fue “retador” y “competitivo”

El hotel Meliá de Avenida América, Madrid.
El hotel Meliá de Avenida América, Madrid.

La cadena de hoteles Meliá ha informado este martes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) de que obtuvo un beneficio neto de 43,5 millones de euros en el primer semestre, un 24,7% menos que en el mismo periodo de 2018. La compañía ha atribuido ese descenso al impacto de los 12 millones de plusvalías por revalorizaciones registradas en 2018.

El vicepresidente y consejero delegado de la compañía, Gabriel Escarrer, ha destacado que durante estos seis meses la industria turística se encontró con un “retador entorno competitivo” en el que “diversos factores” fuera de su control añadieron presión al modelo de negocio, “principalmente a los que históricamente han sido los más rentables”.

En concreto, Escarrer se ha referido a problemas como el sargazo en las playas, “campañas de desprestigio” que crearon “ruido e incertidumbre” entre visitantes, la recuperación de destinos alternativos y la caída en la capacidad aérea de algunos destinos españoles. El ebitda alcanzó los 216,8 millones, lo que significa una caída del 6,1%. Por su parte, los ingresos por habitación disponible en el semestre crecieron un 0,4% interanual, hasta los 83,1 millones.

A su vez, la cadena hotelera redujo su deuda neta en 21,8 millones de euros para dejarla en 585 millones. En cuanto a los ingresos, estos ascendieron a 869,3 millones de eros, un 1,1% menos que en el primer semestre del ejercicio precedente. La cartera global de la cadena se situó en 327 hoteles y 83.000 habitaciones, después de abrir durante el segundo trimestre un nuevo hotel de 146 habitaciones en Colombia y desafiliar cuatro hoteles con 1.252 habitaciones.

La compañía hotelera firmó contratos con cuatro nuevos hoteles en países como Vietnam, Portugal y los Emiratos Arabes Unidos, lo que ha hecho que, a junio de 2019, su cartera de proyectos global tenga 61 hoteles y más de 14.000 habitaciones, de las que aproximadamente el 90% se firmaron bajo contratos de gestión y franquicias.

En cuanto a España, las expectativas de Meliá son positivas para los hoteles urbanos de Madrid y Barcelona, pero la empresa es cauta con la evolución del negocio en los establecimientos situados en las Islas Baleares y Canarias, así como en América.La hotelera prevé también en una mejora de los ingresos por habitación disponible en sus hoteles de Alemania, Reino Unido e Italia, mientras que en Asia prevé una positiva segunda mitad de año.

El problema del sargazo

Las hoteleras españolas se quejaron antes del comienzo de la temporada de verano de que el sargazo, un alga que desprende un mal olor similar al azufre, que se estaba acumulando en las costas del caribe mexicano amenazaba su negocio. Meliá cuenta con 17 inmuebles en esa parte del mundo.

Normas