China puede lanzar a Huawei un salvavidas con un derroche en 5G

El gigante de las telecomunicaciones aumentó un 23% sus ingresos, pero el empuje tecnológico de Pekín determinará su destino

Logo de Huawei en el aeropuerto de Shenzhen, en China.
Logo de Huawei en el aeropuerto de Shenzhen, en China. Reuters

China puede lanzarle a Huawei un salvavidas con un derroche de 5G. El fabricante de equipos de telecomunicaciones declaró que los ingresos del primer semestre aumentaron un 23%; las ventas nacionales ayudaron. A largo plazo, sin embargo, es el empuje de Pekín sobre las redes de la próxima generación lo que determinará el destino de Huawei.

El peso pesado chino reportó 401.000 millones de yuanes (52.000 millones de euros) de ingresos durante los primeros seis meses de 2019, en comparación con poco menos de 42.000 millones de euros de un año antes, a pesar de haber sido incluido en una lista negra de exportación de Estados Unidos en mayo. El presidente Donald Trump ofreció un respiro después, diciendo que a las empresas estadounidenses se les permitiría reanudar las ventas a Huawei como parte de un alto el fuego comercial más amplio entre Estados Unidos y China.

Pero con las relaciones entre Washington y Beijing tensas, ha habido bastante confusión desde entonces: el gobierno de EE UU todavía no ha respondido a ninguna de las 50 solicitudes de licencia de unas 35 empresas, tal y como reportó Reuters esta semana. Los conocedores de la industria, por otra parte, han esperado desde hace mucho tiempo a que los responsables políticos de Pekín echen una mano a una gran empresa que ahora podrá hacer frente a un importante retroceso de Estados Unidos en el extranjero, probablemente alentando a los operadores locales a acelerar los planes de banda ancha móvil superrápida. Una oleada de pedidos internos, según una opinión bastante extendida entre los expertos, compensaría los descensos en el extranjero. Las ventas de Huawei ya están volviendo a su mercado nacional de teléfonos móviles: el 64% de los envíos de teléfonos inteligentes de la compañía en el segundo trimestre se realizaron en China, la mayor proporción desde 2013, según Canalys

Por lo tanto, la atención se centra en los movimientos de China Mobile, donde hay señales tímidas de que la inversión en infraestructuras se está acelerando. La operadora de 157.000 millones de euros aumentó el mes pasado su objetivo de despliegue de estaciones base de próxima generación a más de 50.000 este año, y anunció un fondo de 30.000 millones de yuanes (3.900 millones de euros) para la industria 5G. Alrededor de la mitad de la primera ronda de contratos 5G de la compañía anunciada en junio fue a parar a Huawei.

Sin embargo, muchos de los cambios que se han producido hasta ahora son graduales. Esto sugiere que los operadores están tratando de evitar los costes de un despliegue acelerado. Por ejemplo, mientras que los fabricantes de equipos fijan precios de 52.000 a 62.000 euros por estación base de 5G, estos quieren pagar 26,000 euros o menos, dice el analista Edison Lee de Jefferies. El dinero irá llegando poco a poco y de una manera más bien moderada. Sin embargo, la rapidez con que esto suceda determinará el tamaño de los resultados finales de Huawei en los años venideros.

Normas