Mercados

Powell y Trump marcan el paso a las divisas mundiales, ¿qué harán en los próximos meses?

Cada vez pesa más la guerra comercial y la capacidad de cada país de defender sus exportaciones con una moneda relativamente débil

El de las divisas es uno de los mercados financieros más complicados. En él no solo pesan los datos fundamentales de las economías tales como su crecimiento, tipos de interés o tasa de desempleo. Otras fuerzas geopolíticas se suman y complican el pronóstico de un mercado gigantesco y volátil que mueve unos 6 billones de dólares al día.

Las incógnitas son numerosas. La primera es la reunión de la Reserva Federal estadounidense, que este miércoles puede recortar los tipos de interés situados ahora entre el 2,25% y el 2,50%, ante la preocupación por la debilidad del crecimiento global y la guerra comercial. La previsible vuelta a los estímulos monetarios del Banco Central Europeo será un factor que influirá sobre el euro. Y el desenlace final sobre el Brexit y sus consecuencias marcarán el paso a una castigada libra. Todo ello sin olvidar la guerra comercial que se está librando en el terreno de los aranceles pero que puede terminar en batalla entre divisas.

En este contexto, los expertos esperan un euro más fuerte pese al BCE, una libra en recuperación si el Brexit no acaba siendo un desastre, un debilitamiento de monedas refugio como el yen o el franco suizo, aunque de manera suave y, por último, una mejoría general de las divisas de los mercados emergentes siempre que sus economías estén apoyadas en reformas del gusto del mercado.

Natalia Aguirre, directora de análisis de Renta 4, avisa de esta complejidad en predecir la marcha de las monedas. “El presidente Trump no hace mucho ha calificado de manipuladores a China y a los países europeos en relación a sus divisas, que considera infravaloradas frente al dólar y que perjudican a la economía estadounidense… y puede que no le falte razón en cuanto a que están infravaloradas”, explica. De acuerdo a indicadores de poder adquisitivo, al euro le correspondería estar más fuerte, en torno a los 1,21 dólares.

Y parte de esa guerra comercial puede acabar librándose en el terreno de las divisas. Sin embargo, José Manuel Amor, socio de Analistas Financieros Internacionales, considera que el mercado es libre y no se está produciendo ninguna intervención en favor de una u otra divisa, exceptuando el cambio flotante del yuan. “En la pasada reunión del G-20 se acordó no hablar sobre divisas. Creo que el mercado se está politizando pero sigue libre”, añade.

Dólar: Fortaleza a pesar de los deseos de Trump

Powell y Trump marcan el paso a las divisas mundiales, ¿qué harán en los próximos meses?

La noticia en el mercado de divisas de los últimos 18 meses es para Juan Ignacio Crespo, analista financiero, la fortaleza del dólar. Una fortaleza que perjudica a los mercados emergentes y también a sus economías, al hacerles más difícil la exportación. Sin embargo, Crespo cree que el dólar se encuentra en tendencia bajista respecto al euro desde que en 2016 llegó a un cruce de 1,06 dólares. “Yo preveía un debilitamiento del dólar o un fortalecimiento del yuan chino en un acuerdo de monedas como el alcanzado en 1985. Sin embargo, no ha sucedido y se ha optado desde la llegada de Trump a la presidencia por una guerra comercial. Hubiera sido más fácil apreciar el yuan un 20% y no tener que poner aranceles del 20%”.

El Tesoro, capaz de intervenir

De todas formas Crespo apunta a que es muy complicado debilitar el dólar mientras se mantengan los diferenciales positivos de sus tipos de interés. “Es complicado en un mercado que mueve 5 ó 6 billones diarios de negocio. Eso sí, el Tesoro estadounidense cuenta con un fondo específico de unos 50.000 millones de dólares para intervenir en el mercado y debilitar el dólar como es el deseo de Trump”, explica.

Euro: Avances incluso con los estímulos del BCE

Powell y Trump marcan el paso a las divisas mundiales, ¿qué harán en los próximos meses?

En el plazo de un año, José Manuel Amor, socio de Análisis de Mercados, de AFI ve el euro en 1,20 dólares, frente a los 1,11 dólares a los que cotiza estos días, cifra con la que coincide con el banco estadounidense Goldman Sachs, que apunta a 1,30 para 2021 y 1,35 dólares para 2022. Para José Manuel Amor, Estados Unidos tiene necesidad de atraer capital para cubrir sus déficits y cuenta con sus positivos diferenciales de tipos de interés para hacerlo. Según los expertos de Bankinter, la vuelta a un tono más constructivo en las negociaciones comerciales resta atractivo al dólar como moneda refugio. “Ello junto a una mayor tranquilidad en la guerra comercial podrían poner freno a la tendencia de ligera apreciación del dólar contra el euro que hemos visto en la primera mitad del año. Sin embargo, no esperamos que esta mayor debilidad del dólar sea muy acusada”, explica la entidad.

Presión más a corto plazo

El menor crecimiento económico en la UEM y la posibilidad de estímulos adicionales por parte del BCE (recorte de tipos, nuevo programa de compra de deuda) restarán de entrada impulso al euro. En Bankinter prevén un rango para el euro de entre 1,11 y 1,17 dólares para finales de 2019 y de 1,14 a 1,20 dólares para finales de 2020.

Libra: Un potencial que depende del Brexit

Powell y Trump marcan el paso a las divisas mundiales, ¿qué harán en los próximos meses?

Los analistas de Bankinter consideran que “si bien es cierto que acumula una severa depreciación desde el referéndum de junio de 2016, en lo que llevamos de año la libra se ha mantenido en el rango lateral de 0,85 a 0,90 libras por euro. Dada la escasa visibilidad del escenario a futuro, mantenemos ese mismo rango para 2019 y 2020, al menos hasta que se conozcan nuevos detalles sobre el desenlace final del proceso”. En Goldman Sachs apuntan que Gran Bretaña todavía es una economía abierta, altamente sensible a lo global y a los flujos de inversión, lo que explicaría en parte la depreciación de la moneda en los últimos meses. “En nuestra opinión, la política monetaria sigue siendo secundaria para la moneda, frente al proceso del Brexit”. Aun así Goldman prevé que la libra suba los 1,47 dólares en 2020 frente a los 1,24 actuales.

El ‘efecto Boris Johnson’

Desde Monex Europe, señalan que “el potencial de depreciación de la libra es incuestionable ante la incertidumbre política y la creciente fragilidad de la economía frente a un Brexit sin acuerdo. Sin embargo, los inversores estarán expectantes a los próximos planes de Brexit del nuevo primer ministro, poniendo esperanzas en la renegociación del acuerdo de salida con la UE como primera alternativa”.

Yen y franco suizo: Dos refugios estables

Powell y Trump marcan el paso a las divisas mundiales, ¿qué harán en los próximos meses?

La economía japonesa sigue creciendo a buen ritmo con pleno empleo y sin presiones inflacionistas a la vista pese a la prevista subida del IVA del 8% al 10% que afectará al consumo. Los analistas de Bankinter recuerdan que la política monetaria se mantendrá altamente acomodaticia. El Banco de Japón prevé tipos reales negativos hasta 2020 y reaccionará si la Fed actúa agresivamente. El cruce del euro con el yen ha bajado este año en un entorno de reactivación de riesgos geopolíticos y comerciales. “Por fundamentales, el yen debería depreciarse pero de forma lenta. Según nuestras estimaciones el cruce euro yen se situará en el rango de 122 a 128 yenes por euro en 2019 y en 128 a 135 yenes por euro en 2020”, añaden en la entidad.

Alzas bajo control

Tampoco cree Goldman Sachs que el franco suizo siga con su carrera de apreciación de los últimos años. “Creemos que el riesgo es menor ahora, en parte porque las salidas de cartera de la zona del euro es inferior. Además vemos exagerada la prima de esta moneda por las inyecciones de liquidez del BCE”. En Bankinter consideran que el franco suizo está actuando como refugio y debilita su sector exterior. El SNB (Banco Nacional de Suiza) mantendrá su política monetaria expansiva para depreciar la divisa.

Real brasileño: Alzas de la mano de Bolsonaro

Powell y Trump marcan el paso a las divisas mundiales, ¿qué harán en los próximos meses?

El real brasileño ha tenido un comportamiento errático en este año respecto al euro y al resto de divisas principales. Comenzó el año en 4,29 reales por divisa europea y actualmente cotiza a 4,19 con una ligera recuperación, aunque a finales de abril marcó su nivel más bajo en 4.501 reales por euro. Su evolución es muy similar a la que tuvo con el dólar, divisa de referencia de las monedas emergentes del continente sudamericano, y actualmente por un dólar el inversor consigue 3,77 reales brasileños.

Alivio gracias a la Fed

Cualquier rebaja de tipos en Estados Unidos beneficiará a estas monedas emergentes, como apunta el analista financiero Juan Ignacio Crespo ya que tienen una elevada deuda en dólares. Actualmente, el tipo de intervención del banco central brasileño se sitúa en el 6,5%. Nereida González, analista de mercados de Analistas Financieros Internacionales (AFI) considera que el real brasileño se seguirá apreciando frente al dólar y de paso también con el euro. Las políticas del presidente Bolsonaro están dando confianza a los inversores. Se prevé que la reforma de la Seguridad Social iniciada por este mandatario se apruebe en septiembre y gusta a los mercados porque prevén más reformas en esta línea.

Peso mexicano: Menor confianza entre los inversores

Powell y Trump marcan el paso a las divisas mundiales, ¿qué harán en los próximos meses?

La historia del peso mexicano es distinta a la del real brasileño. Su economía sufre de tasas de inflación más elevadas que le impiden bajar los tipos de interés, actualmente en el 8,5%. Uno de los motivos de la falta de control de la inflación, según apunta la experta de AFI, Nereida González, es la reforma laboral que se está llevando a cabo en el país azteca, que supone una subida de salarios. Muy ligado también a la marcha de la economía estadounidense y a sus decisiones sobre tipos, cualquier movimiento a la baja por parte de la Reserva Federal puede fortalecer al peso. Sin embargo, existe una desconfianza de fondo sobre las políticas económicas de su presidente, Andrés Manuel López Obrador.

Recuperación desde mínimos

La reciente dimisión del Ministro de Hacienda abunda en esa falta de apuesta de los inversores internacionales por la economía mexicana y como explica Nereida González, “hay una falta de ideas meditadas sobre los objetivos económicos y un plan a largo plazo que convenza”. El peso alcanzó en el último año sus valores mínimos durante el mes de noviembre en los 20,04 pesos por dólar y actualmente cotiza en 19 pesos. Respecto al euro su evolución está calcada del dólar y ahora cotiza en los 21,2 pesos.

Normas