Los bufetes eliminan la corbata de su ‘dress code’

La vestimenta informal se extiende en el sector jurídico

Vestimenta abogados pulsa en la foto

La corbata y los tacones están en retroceso en el sector legal. La tradicional imagen del abogado o la socia enfundados en un elegante traje de chaqueta que reflejan series como The Good Wife o Suits ha quedado relegada a un segundo plano, siendo sustituida por un estilo más desenfadado e informal que se adapta a las nuevas tendencias sociales y en el propio ámbito legal. De acuerdo con una encuesta elaborada en 2015 por la consultora estadounidense The Remsen Group, tan solo un 23% de los abogados usan traje a diario, mientras que más de la mitad (56%) afirman disfrutar de una mayor flexibilidad en su atuendo. Además, siete de cada diez consideraron que en los últimos cinco años la vestimenta había virado a un estilo más casual.

Esta inclinación por la informalidad no solo está presente en las grandes firmas anglosajonas (las pioneras), sino que se trata de una tendencia que se está instaurando paulatinamente en los despachos nacionales. Así, son cada vez más los que han instaurado el código smart casual durante todo el año. Este estilo se resume en una indumentaria “arreglada pero informal”, alejada de la sobriedad del traje. Algunos de los bufetes que revelan que han integrado este modelo son Allen & Overy, Linklaters y Ecija.

En este sentido, los despachos anglosajones y, en concreto, los estadounidenses, están a la cabeza. Así, la firma Dechert presentó el pasado marzo su nuevo código de vestimenta que, entre otras cosas, permitía a sus letrados llevar pantalones vaqueros diariamente a la oficina. “Con esto, buscamos hacer la vida de nuestros abogados más fácil, hacerles sentir más cómodos, innovadores y promover el talento”, explicó Alison Bernard, directora del área de talento de la firma. No obstante, y como aclaran desde el bufete, en el caso de reuniones con clientes o tener que acudir ante un tribunal, se deben respetar los estándares de estilo y seriedad.

Un criterio similar siguen varios despachos españoles que, a pesar de contar con cierta flexibilidad en la vestimenta del día a día, incluyen directrices en las que se exige traje y corbata, o el equivalente para las mujeres, en el caso de tener reuniones o meetings con clientes, con el objetivo de proyectar una imagen profesional y formal.

Empresas sin tacones

Wall Street. El estilo elegante pero informal ha conquistado entidades tan tradicionales como Goldman Sachs, uno de los grupos de banca de inversión y de valores más grandes del mundo. Así, el pasado mayo, modificó sus directrices de vestimenta, permitiendo a sus empleados adoptar un estilo casual y eliminando la exigencia del traje y la corbata.

Banco Santander. La entidad española celebró a principios de abril el Investor Day en Londres, un evento para el cual fijó una etiqueta business casual, instando a los empleados a acudir con un atuendo informal. A pesar de la iniciativa, la mayor parte de los consejeros acudieron con traje y corbata.

Por otro lado, despachos como Rousaud Costas Duran (RCD) y Ecija han optado por una estrategia diferente y otorgan cierta libertad a sus abogados para que elijan indumentarias que se adopten a los intereses de sus clientes. “No es lo mismo una asesoría jurídica de una empresa del Ibex 35 que, por ejemplo, una startup joven”, indica Alejandra Riquelme, directora del departamento Happiness, People & Culture de Ecija. Así, en la firma no hay implantadas directrices concretas sobre el atuendo que debe llevarse en el trato con clientes, sino que animan a los letrados a vestir de una manera más informal (con deportivas o pantalones tejanos, incluso) si así lo estiman oportuno por el perfil del cliente. De este modo, “se transmite una imagen de mayor cercanía y confianza”.

Asimismo, Riquelme apunta que no se trata solo del despacho, sino también del sector en el que se trabaje. Ámbitos como el tecnológico, el de la publicidad o el del cine, por ejemplo, “conceden un margen mayor en la vestimenta”.

Verano y ‘happy friday’

Otros bufetes se han subido al carro del estilo informal, aunque de una forma más cauta. Así, instauran el código de vestimenta formal como estilo del día a día, pero se fijan excepciones en las que los abogados pueden adoptar conjuntos más informales, como por ejemplo los viernes, los días de jornada intensiva y durante los meses de verano. Algunos de las firmas que se han adherido a este modelo son Cuatrecasas, Andersen Tax & Legal, Broseta, DLA Piper, RCD, Broseta, Hogan Lovells, Lupicinio Abogados, Ejaso ETL Global, Ashurst, Gómez-Acebo y Pombo, Deloitte Legal y EY Abogados.

Por su parte, Deloitte Legal celebra el primer viernes de cada mes el casual friday solidario. Esta iniciativa permite ir con atuendo casual a la oficina a cambio de un donativo (voluntario, no se pide una cantidad específica) que se destina al proyecto solidario El Ensayadero, una actividad extraescolar con la que colabora la firma y promueve la integración a alumnos en situación de vulnerabilidad.

Prendas vetadas

De la misma manera que se marcan pautas sobre cómo debe vestir el letrado, algunas firmas incluyen recomendaciones de prendas que no deben llevarse en la oficina. Dentro de este marco, destacan los pantalones vaqueros, las zapatillas de deporte, las camisetas, las bermudas las sudaderas y las chanclas. Por su parte, Lupicinio Abogados restringe el uso de la ropa “típica en los entrenamientos y actividades al aire libre” en la oficina al ser prendas que no cumplen con la “corrección o pulcritud indumentaria conforme a las reglas de trato social comúnmente admitidas”.

No obstante, y como señalan desde Broseta, más allá de la existencia de códigos de vestimenta, a la hora de seleccionar el atuendo informal es preciso tener presente, en todos los casos, que la premisa principal es proyectar una imagen profesional. Por ello, insta a los abogados a regirse por el “sentido común y del buen gusto”.

Normas