Repsol reduce su exposición patrimonial a Venezuela a 393 millones

Perú supera a Estados Unidos y se convierte en el segundo mercado del grupo

Campo La Perla, frente a la península de Paraguaná, en Venezuela.
Campo La Perla, frente a la península de Paraguaná, en Venezuela.

La exposición patrimonial de Repsol a Venezuela continúa reduciéndose, según explica la petrolera en sus cuentas semestrales. A 30 de junio pasado, dicha exposición, entendida como activos netos consolidados expuestos a los riesgos propios del país, se ha reducido a 393 millones de euros. Eso supone un nuevo descenso con respecto a los 456 millones con que se cerró la exposición en 2018 tras provisiones o deterioros por importe de 1.159 millones.

El grupo explica que continúa el contexto de crisis económica y social, tras la juramentación del presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, el 23 de enero de 2019, como presidente interino de Venezuela. La petrolera también señala que se ha producido una nueva devaluación del bolívar del 90% en el primer semestre, desde los 730 hasta los 7.659 bolívares soberanos por euro, aunque como Repsol opera mayoritariamente en dólares y además ha reducido su exposición, no ha tenido impacto significativo en las cuentas.

La compañía sigue operando en el país dentro de la legalidad a pesar de las sanciones internacionales, incluidas prohibiciones para los ciudadanos y entidades estadounidenses de operar con la petrolera estatal PDVSA y una obligación de bloquear sus activos. "Aunque EE UU ha concedido ciertos plazos para facilitar la terminación ordenada de las operaciones mediante el otorgamiento de varias licencias generales, estas nuevas medidas han agravado la situación de crisis del país. Repsol ha adoptado las medidas necesarias para continuar su actividad en Venezuela, incluyendo la recepción periódica de crudo en pago de deudas, con pleno respeto a la normativa internacional de sanciones y está haciendo un seguimiento constante de su evolución y, por tanto, de los eventuales efectos que pudieran tener sobre las señaladas actividades", explica la compañía en sus cuentas semestrales.

Otros países de riesgo

Repsol también señala que la incertidumbre sobre el futuro político de Libia continúa tras los enfrentamientos por el control de Trípoli entre la LNA (Libyan National Army) del General Haftar y los efectivos leales al GNA (Gobierno establecido oficialmente en Trípoli y respaldado por Naciones Unidas). "El menoscabo en la situación de seguridad sigue afectando a las perspectivas de su industria petrolera, si bien, actualmente, el país ha recuperado parte de su producción de petróleo y sus exportaciones. La exposición patrimonial de Repsol en Libia a 30 de junio de 2019 asciende a unos 326 millones de euros (incluyendo fundamentalmente el inmovilizado material a dicha fecha)", explica Repsol.

Otro país que se suma a la lista de preocupaciones de Repsol es Argelia, donde la exposición patrimonial es mayor: 801 millones, fundamentalmente en inmovilizado material, pero Repsol quita hierro a la situación: "Las protestas sociales originadas el 22 de febrero han propiciado la dimisión de presidente Abdelaziz Buteflika. Dado el carácter pacífico que han tenido estas protestas, no se esperan impactos a nivel operacional en las actividades de la industria del Oil &Gas, más allá de una posible ralentización en el proceso de toma de decisiones como consecuencia de la probable reorganización institucional", señala.

Más compleja es la situación en Vietnam, donde su exposición patrimonial es de 906 millones de euros y donde el año pasado y el anterior recibió instrucciones de PetroVietnam para que no continuara con la ejecución de actividades en varios bloques exploratorios del mar del sur de China. "El alcance de la suspensión de las actividades todavía no se ha determinado y el grupo está trabajando con PetroVietnam para encontrar fórmulas de actuación que satisfagan los intereses de ambas partes y que permitan alcanzar una solución amigable a este conflicto", explica la compañía.

Repsol también da cuenta de cómo el Brexit está ya afectando al mercado europeo de emisiones con un "impacto desconocido". En cuanto a la actividad en hidrocarburos, la exposición de Repsol en Reino Unido se limita fundamentalmente a su participación en Repsol Sinopec Resources UK Limited (RSRUK), cuya actividad de exploración y producción de hidrocarburos se encuentra en una etapa madura y cuya moned afuncional es el dólar, por lo que "incluso en los más ácidos escenarios de Brexit no se han detectado riesgos significativos", dice la empresa.

Perú, segundo mercado

En su informe semestral, Repsol hace un repaso de la distribución geográfica de los ingresos de sus actividades ordinarias por áreas geográficas. España ha pasado a representar más de la mitad de los ingresos, con 13.333 millones sobre un total de 24.933 y se destaca frente al resto de principales países.

Perú, con unos ingresos de 1.407 millones se convierte en el segundo mercado del grupo, superando a Estados Unidos, donde los ingresos bajan de 1.667 a 1.321 millones. Portugal, con 1.304 millones, es el cuarto país donde la petrolera genera más ingresos.

Fin de la inspección de Hacienda

Repsol señala en su informe semestral que en relación con la inspección de Hacienda de los ejercicios 2014 a 2016, iniciada en 2017, se prevé su finalización en el segundo semestre de 2019. "No se espera que haga surgir pasivos que puedan tener un impacto relevante en los resultados del grupo. No se prevé la apertura de expedientes sancionadores, pero previsiblemente se mantendrán las controversias vinculadas a la deducción de pérdidas derivadas de inversiones en el extranjero", explica Repsol.

Normas