La OCDE destapa lo bueno y lo malo que tiene España para emprender

El emprendimiento en España tiene dos caras, según la OCDE.

OCDE emprendimiento España

Emprender es un proceso en el que entran en juego múltiples aspectos. Desde la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) han elaborado un informe que analiza el contexto actual del emprendimiento en nuestro páis. Destacando lo bueno y lo malo para iniciar una actividad dentro de nuestras fronteras.

El Informe, titulado 'SME and Entrepreneurship Outlook 2019', sitúa a España en una posición destacada a la hora de atender el acceso a la financiación, pero la pone a la cola en cuanto al acceso a las competencias necesarias.

Aspectos positivos... y las Comunidades Autónomas

En comparación al resto de países que componen la OCDE, España se sitúa en una buena posición si atendemos al marco constitucional y reglamentario. No obstante, el problema aparece cuando entran en juego las Comunidades Autónomas. Cada una tiene su propia legislación, y eso es un hándicap desde el punto de vista de la organización que ha elaborado el informe. "Crean barreras y hacen que el proceso de la Ley de unidad de mercado se ralentice", señalan.

También sacamos buena nota en financiación, una de las áreas en las que España ha mejorado con respecto al año 2014. Según explican desde EFE Empresas, se han aumentado los préstamos y las inversiones de capital de riesgo, a la vez que han disminuido tanto los diferenciales como los tipos de interés.

También se ha incrementado el número de ayudas por parte de la Administración, así como desde la OCDE se percibe como nota positiva la aprobación del Marco Estratégico para las Pymes, una herramienta gratuita de salud empresarial.

La cara negativa del emprendimiento

El acceso a la contratación pública es uno de los grandes lastres para el emprendimiento en España, y es que es mucho más difícil conseguir una licitación que en la mayoría de los países de nuestro entorno

El precio de las infraestructuras también perjudica a los emprendedores españoles, según esta organización. "La calidad es buena, pero su precio se sitúa muy por encima de la media de la zona OCDE", puntualizan.

Pero sin duda, el aspecto que peor deja a España es el acceso a las competencias, a pesar de haber lanzado el Plan Estratégico de Educación y Formación Profesional.

Los principales problemas radican en el gran número de contratos temporales que se realizan, la tasa de desempleo, el exceso o defecto de las demandas de las cualificaciones y la poca formación en los lugares de trabajo

Normas